•  |
  •  |
  • END

Ante el rápido aumento que las escuelas de manejo han tenido en el país en los últimos años, la Policía de Tránsito también incrementó la supervisión que tiene sobre éstas.

Según el capitán de prevención vial José Guevara, Nicaragua es uno de los pocos países de Latinoamérica que tiene reguladas todas las escuelas de manejo que existen en el territorio nacional. “Desde que la Ley 431 entró en vigencia en 2003, prevención vial empezó a tener un mayor control de estas escuelas”, aseguró el capitán Guevara.

El Arto. 13 de la normativa complementaria de la Ley 431, para el régimen de circulación vehicular e infracciones de tránsito, establece los requisitos que las escuelas de manejo deben cumplir para su certificación por parte de la Policía de Tránsito, entre los que encontramos la presentación de instructores calificados y vehículos en buen estado.

“Debemos recalcar la importancia de que exista una Ley de Circulación Vehicular, pero sobre todo una normativa de esa Ley que especifique el funcionamiento de las escuelas de manejo, así como el tipo de conocimientos que deben impartir a sus alumnos”, señaló el capitán Guevara.

Para los propietarios de las escuelas la constante supervisión de la Policía no representa ningún problema, sino más bien es una ventaja porque mantiene todo en orden y les brinda mayor confianza a los clientes.

“Antes nosotros dábamos los cursos y el alumno se iba por su cuenta a ver si le extendían la licencia, pero ahora trabajamos mano a mano con la Policía de Tránsito, y ellos son los que nos dicen qué es lo que vamos a enseñar”, dijo Débora Salinas, propietaria de la escuela de manejo Un Paso al Futuro, quien también asegura que para impartir las clases se rigen por el Manual del Conductor, la Ley 431 y las normas complementarias de circulación vial
Según Salinas, la mayoría de los alumnos que se matriculan en su escuela son personas adultas, que buscan la forma de obtener su licencia para poder ingresar a algún trabajo donde tenerla es un requisito.

Pero el papel de la Policía de Tránsito no se resume solamente a observar, porque además de que se encargan de brindar capacitaciones anuales a los instructores de las escuelas de manejo, también eligen de forma aleatoria a los que deben presentar el examen.

Examen y licencia
“Nosotros enviamos a Tránsito la lista de las personas que obtienen su certificado de haber aprobado el curso. Allá (en Tránsito) se encargan de escoger al azar al 30% de los aprobados para que realicen un examen, y si lo pasan les dan su licencia”, explicó Manuel Leiva, propietario de la escuela de manejo La Profesional. El otro 70% de la lista que envía toda escuela a Tránsito, obtiene su licencia de forma inmediata.

El examen que realiza Tránsito es obligatorio para las personas menores de 21 años y para los extranjeros. En el caso de que alguien repruebe este examen, puede optar por uno de reprogramación dos veces más, si a la tercera oportunidad no lo pasa, tendría que pasar nuevamente por la escuela.

En al actualidad, las más de 100 escuelas de manejo existentes en el país ofrecen cursos en nivel de principiantes, intermedio (si el alumno ya tiene algún conocimiento) y de certificación, para aquellas personas que sólo quieran obtener su título pero que ya saben conducir.

Al igual que las escuelas, los precios de los cursos para principiantes son muy variados, oscilan entre los 2,000 y 3,000 córdobas, dependiendo en gran medida de dónde esté ubicada y del estado de los vehículos que utilizan para las prácticas de los alumnos.

Este curso es el de mayor demanda, y se divide en 15 horas prácticas, 10 horas teóricas y dos de mecánica elemental, con una duración de 15 días.

Hace poco se celebró en el Ministerio de Gobernación la Semana de la Seguridad Vial, establecida por las Naciones Unidas, y en el evento, donde estuvieron presentes varias escuelas de manejo, varias víctimas de accidentes automovilísticos dieron sus testimonios con el fin de concienciar a los invitados sobre la importancia de una buena educación vial.

Un negocio familiar
Desde hace 33 años funciona la escuela de manejo “Joven Señora”. Ésta ha pasado bajo el mando de la fundadora, licenciada Norma Godoy Castillo, y de su hijo Luis Norman Cano Godoy.

Como la escuela más antigua, Joven Señora se enorgullece de los nueve galardones internacionales que ha ganado, entre los que se destaca, La Ceiba de Oro, por la calidad de su enseñanza y el servicio que ofrecen.

Para la licenciada Godoy, enseñar es toda una responsabilidad, y dice diferenciarse de los otros porque “enseñamos a conducir y no solamente a manejar”.

Un rasgo de principal importancia es el trato cortés que brindan a sus alumnos, a quienes tratan de inspirar la mayor confianza posible.