•  |
  •  |
  • END

El cuerpo humano por naturaleza es propenso a contraer cualquier tipo de enfermedad, y dentro de la amplia lista de tratamientos que existen para contrarrestar las dolencias, se encuentra la acupuntura. Ésta es una antigua práctica de medicina tradicional china que se ha venido desarrollando desde hace más de 4,000 años.

La acupuntura consiste en la utilización de finas agujas que son insertadas en la piel, sobre puntos específicos del cuerpo, con el objetivo de activar los canales nerviosos por los que circula la energía de cada persona. Una vez que estos canales son activados, se provoca una estimulación del sistema nervioso que se prepara para combatir los dolores, o, según el caso, para evitar algún padecimiento.

Aunque la mayoría de las veces experimentar cosas nuevas puede ocasionar cierto temor, la verdad es que dejarse poner las agujas no representa riesgo alguno, ya que las personas que lo hacen saben exactamente cuáles son los lugares donde encontrar una respuesta a los dolores.

También es necesario saber que existen diferentes tipos y tamaños de aguja, y que el uso de una u otra depende de la contextura física de la persona, del lugar donde se vaya a poner y del padecimiento a tratar, así como de la edad del paciente. Además, la Organización Mundial de la Salud, OMS, ya reconoció 40 patologías que pueden ser tratadas con acupuntura, tales como artritis, y enfermedades del sistema digestivo.

La acupuntura en Nicaragua
En nuestro país, algunas clínicas privadas como Naturaleza ofrecen de tratamiento opcional la acupuntura. También existe el Instituto de Estudios Superiores de Medicina Oriental (IESMO) Japón-Nicaragua, que está autorizado para funcionar desde 2001 por el Consejo Nacional de Universidades.

En el IESMO se especializan en la enseñanza de la medicina oriental, además, cuentan con una clínica de terapias orientales donde ofrecen las sesiones de acupuntura y de shiatsu; ésta es una terapia manual japonesa que consiste en hacer presión con los dedos sobre ciertos puntos de la anatomía.

Este Instituto cuenta con la experiencia del doctor Haruo Yamaki, Presidente de la Junta Directiva, y quien llegó a Nicaragua con una brigada de doctores hace ya más de 21 años, en los tiempos de la guerra que atravesaba el país. Desde entonces, Yamaki se ha encargado de brindar atención médica en distintas comunidades del territorio nacional hasta establecerse en esta institución.

Prácticas en hospitales
La carrera de Licenciatura en Medicina Oriental tiene una duración de cinco años, con 64 asignaturas y cinco mil horas teóricas.

En ésta combinan los conocimientos de la medicina occidental con los de la oriental, inclusive sus alumnos deben cursar prácticas de ginecología en el Hospital “Bertha Calderón”, y cirugía en el Hospital “Roberto Calderón”, entre otros.

Según explica Alfonso Ortega Plath, Director General del IESMO, los profesores y estudiantes del Instituto practican en diferentes actividades de promoción de la medicina oriental y atención a la población nicaragüense como una muestra de responsabilidad social.

“Nuestros estudiantes realizan sus prácticas en nuestra clínica, así como en el Centro de Salud “Francisco Buitrago”, donde atienden a personas de escasos recursos”, agregó Ortega Plath.

El pasado viernes cinco de diciembre, el IESMO firmó un convenio con la Asociación de Ciegos de Nicaragua “Marisela Toledo”, en el que acordaron ofrecer un diplomado en Shiatsu por cinco años.

El diplomado recibirá 20 estudiantes anuales, y, según Ortega, responde al espíritu de la institución, “Excelencia académica con sentido humanístico”.

El IESMO también mantiene convenios de colaboración con universidades nacionales y extranjeras como el Instituto de Butsuguen en Kyoto, Japón, el Instituto de Ciencias Médicas de Villa Clara, Cuba, y la UNAN-Managua.

Hace poco, un par de alumnos con los más altos promedios académicos fueron seleccionados para un intercambio de estudiantes con la Universidad de México.

Este 12 de diciembre se realizó en el Hotel Seminole la primera graduación de Licenciados en Medicina Oriental. El grupo estuvo compuesto por 11 jóvenes.

Aceptación del pueblo nica
El director del IESMO dice sentirse satisfecho con la aceptación que ha demostrado la población nicaragüense, ya que aunque no tiene un registro de cuántas personas atienden por día, sí asegura que “la práctica de la medicina oriental y principalmente de la acupuntura se ha propagado”.

Según el doctor Haruo Yamaki, los pacientes que llegan lo hacen comúnmente para tratar dolores provocados por artritis, estrés y tensiones musculares, así como dolores menstruales.

Al IESMO llegan personas de todas las edades y niveles económicos, y a pesar que los 270 córdobas que cobran por consulta parecen accesibles, también tienen una tarifa más baja para aquella gente de escasos recursos que busca una cura para sus dolencias.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus