Ernesto Aburto
  • |
  • |
  • END

La mañana del domingo 14 de diciembre, en el auditorio “Salomón de la Selva” de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), 220 cooperativistas de vivienda por autoconstrucción y ayuda mutua, representantes de la respectiva Central de Cooperativas, realizaron su primer foro nacional y asamblea anual.

Durante el evento, los asistentes, de los cuales el 70 por ciento eran mujeres, llegaron al consenso de que, en medio de la crisis financiera mundial y el recorte de ayudas sociales a Nicaragua, especialmente para la construcción de viviendas sociales, “el cooperativismo es la mejor opción, y solamente la solidaridad, la iniciativa y la organización de los grupos puede paliar esta situación, y conseguir que, aunque disminuido, el proceso de construcción de viviendas dignas para los pobres no se detenga”.

Durante el evento, Miguel González y Lourdes Jirón, representantes de la Red de Vivienda y Ceprodel, respectivamente, explicaron todo lo que se ha avanzado en el camino de la Ley de Vivienda Digna desde su concepción en 2002, hasta el presente, cuando ya fue dictaminada por la Comisión de Infraestructura y Servicios Públicos de la Asamblea Nacional, bajo la presidencia del doctor Eliseo Núñez.

La ley debió ser aprobada en lo general y lo particular durante el mes de noviembre, pero esto no pudo realizarse debido a la paralización parlamentaria que ocurrió tras las elecciones municipales.

Los asistentes al foro cooperativista también recibieron una detallada explicación del contenido de la ley desde enfoques muy simples, en lo que se dio en llamar una “versión popular” del articulado, y más adelante, la licenciada Dina González, dirigente cooperativista del reparto Lomas de Pochocuape, desarrolló una detallada explicación sobre la organización cooperativista desde el punto de vista de la constitución de centrales y federaciones.

Asimismo, en el foro del domingo 14, los asistentes discutieron lo relativo a las cuotas de afiliación a la central de cooperativas, en lo cual no hubo un acuerdo definitivo, por lo cual se decidió que el tema sería finiquitado durante una próxima reunión ejecutiva con representantes de cada organización.