•  |
  •  |
  • END

Sesenta y cuatro puntos de contaminación han sido contabilizados por las autoridades sanitarias y ambientales del municipio de Granada, a raíz de la preocupación por los visibles focos que se presentan en los arroyos de los barrios Las Camelias, “Hedi Ruiz”, “Juan de Dios Pilarte”, Villa Esperanza, Villa Sultana, Villa Sandino, San Ignacio del Pantanal y Villa Solidaridad.

Los arroyos Zacateligüe, Pancasán-La Villa, El Patito y La Aduana, que atraviesan por ocho barrios de la ciudad colonial, están recibiendo altas cantidades de desechos sólidos y líquidos provenientes de domicilios e industrias de procesamiento de alimentos y madera, principalmente trillos y aserríos.

Medio kilo de basura por persona al día
En el caso de los residuos sólidos, un documento facilitado por la Unidad Ambiental de la Alcaldía de Granada sobre la basura doméstica en cuatro estratos sociales y 600 viviendas, refleja una producción de 0.47 kilogramos por persona al día. “De igual manera, la producción estimada de la ciudad, sin incluir las industrias aledañas a los arroyos y cauces, alcanzó los 3 mil 966 kilogramos, equivalentes de 34.96 toneladas diarias”.

Hay que destacar también que en el casco urbano hay una cifra considerable de viviendas que no tienen el servicio de alcantarillado sanitario y que por su ubicación adyacente a los arroyos, los desechos resultantes de las letrinas caen a estos afluentes. Los miembros de la Asociación de Consumidores y Usuarios (Acugra) indican que en los cauces han encontrado fecalismo de hasta 2 mil 200 coliformes por 10 mil mililitros de agua.

Arroyos contaminantes
Los 17 kilómetros de cauce que existen en el municipio están conformados por el Zacateligüe, Pancasán-La Villa, El Patito y La Aduana, este último considerado como el principal receptor de desechos industriales y de heces fecales.

El problema del Zacateligüe se remonta a la ubicación de las primeras casas en el sector de la Laguna de Apoyo, siguiendo por Las Camelias, El Bolón, Cementerio, Calle Nueva y La Ceiba. La basura de estos sectores consiste en desechos alimenticios, plástico, papel y cartón. No obstante, un estudio del CIRA-UNAN demuestra que el Zacateligüe tiene una fuerte carga de material orgánico biodegradable.

En el caso de Pancasán-La Villa, los residuos encontrados son generalmente sólidos, emanados por las viviendas de La Ermita, El Socorro, El Domingazo, Bartolomé, “Julián Quintana” y Villa Sandino. En condiciones bastante similares está El Patito.

Acciones ejecutadas
Para evitar la proliferación de enfermedades, como el dengue y la malaria, la responsable de vigilancia de la salud municipal del centro “Jorge Sinforoso Bravo”, Lilí Peña Padilla, manifestó que mantienen coordinación con el Marena, la Alcaldía y Enacal, a fin de ejecutar acciones consensuadas.

“En el plano particular, el Minsa hace inspecciones en carpinterías, tendales, zonas francas y otras empresas que vierten sus aguas sobre los arroyos de la ciudad. Cada una de ellas tiene un expediente para facilitar las inspecciones rutinarias”, señaló.

Según ella, lo anterior obedece al artículo 412 de la Ley General de Salud y su Reglamento, que los obliga a hacer inspecciones en todo el territorio nacional, y en el caso de las personas naturales y jurídicas, las obliga a cumplir las decisiones que de ellas surjan.

Control larvario y fumigación de cauces
“Trabajamos en la eliminación de basureros ilegales, en control larvario, fumigación de arroyos, asesoría y sensibilización ciudadana, a través de los técnicos de higiene ambiental”, subrayó Peña Padilla.

Por su parte, Guillermo Dávila, del Ministerio del Ambiente, expresó que ya iniciaron las capacitaciones a promotores y facilitadores en el manejo integral de los desechos sólidos en todo el departamento. “Entre ellos hay docentes de escuelas e institutos, líderes comunales, vecinos de barrios y miembros de instituciones del Gobierno”. En la misma línea de conservación de los arroyos y del Lago Cocibolca están trabajando los miembros de Acugra.