•  |
  •  |
  • END

El lago Cocibolca puede garantizar el agua para consumo humano de 150 millones de personas al año, desarrollar sistemas de riego en el Pacífico y generar energía hidroeléctrica, afirmó el ingeniero hidráulico Carlos Laínez, “siempre y cuando se haga en el marco de un progreso ordenado”.

El especialista indicó que el Lago de Nicaragua o Cocibolca almacena 276 mil millones de metros cúbicos de agua, y recibe en el año aproximadamente 14 mil millones de metros cúbicos. “Esto corresponde apenas al cinco por ciento de lo que está acumulado, y con eso se resolvería el problema del agua para consumo”, reiteró Laínez.

Además, dijo que la contaminación de este cuerpo de agua no se compara con la del Xolotlán, pero recibe las aguas residuales de algunos municipios circundantes, entre ellos Granada, Morrito, San Miguelito, San Carlos, Rivas, San Jorge y Ometepe, por lo que se debe crear un plan sobre el manejo del agua.

Evaluar el daño
Laínez aseveró que es necesario evaluar el grado de contaminación que se le está produciendo al lago, pero de manera integral.

“Los estudios que se han realizado son muy puntuales, no hay una evaluación a fondo sobre el grado de contaminación del lago Cocibolca. No se sabe ¿cuántas concentraciones de pesticidas o aguas residuales están entrando en este reservorio?, o ¿cuál es el impacto que este tipo de contaminación está generando?”, cuestionó el especialista.

Señaló que el sector agropecuario está causando daño con el uso de pesticidas, y a esto se le suman los mataderos que depositan sus aguas servidas, generando un proceso de contaminación. “El desarrollo que se genera en la zona sobrepasa la capacidad de soporte”, dijo el ingeniero hidráulico.

Laínez indicó que la cantidad de basura que actualmente ingresa al Cocibolca no tiene un gran impacto, debido a la capacidad de dilución que éste tiene. Sin embargo, todo proceso de contaminación tiene un inicio, y si no se hace nada para evitarlo, puede causar daño a mediano plazo.

Parar la deforestación
Otro factor que puede incidir en la merma de este recurso natural es la deforestación, aseguró Laínez. Por su parte, Raomir Manzanares, Presidente del Club de Jóvenes Ambientalistas, agregó que la tala de árboles para consumo agudiza el problema en el lago Cocibolca.

Un estudio realizado por el Club Jóvenes Ambientalistas reveló que entre el 40 y el 70 por ciento de la población circundante al lago Cocibolca utiliza leña como combustible para cocinar. Entre estos 35 municipios están: Altagracia, El Castillo, Comalapa, El Almendro, San Miguelito, Teustepe y San Lorenzo, que tienen los mayores índices de consumo.

¿Qué hacer?
En primer lugar, para detener el proceso de contaminación se deben crear sistemas de tratamiento de las aguas industriales y negras, dijo el ingeniero Laínez. “Crear un control de uso de pesticidas en el sector agropecuario, un plan de manejo en la subcuenca, y reforestar para que haya regeneración natural del bosque”, añadió el especialista.

Laínez afirmó que también urge la implementación de la Autoridad Nacional del Agua, como la institución rectora de las políticas hídricas, que establezca las normas y proyectos que van a dar uso del agua. También se debe fortalecer la gestión del Ministerio del Ambiente, ya que el manejo del vital líquido no es potestad de una sola institución.

Manzanares agregó que nuestro país cuenta con el Decreto 3395, el cual establece que las empresas no pueden verter agua hacia el ambiente si no la tratan antes. “Se debe brindar educación y capacitación sanitaria y ambiental, con el fin de no crear alteraciones ambientales en la salud humana, y sobre todo conservar nuestras fuentes de agua.