•  |
  •  |
  • END

“El agente de Tránsito no es el enemigo, debe verse como el amigo que nos protege a todos en la vía”, recalca el comisionado mayor Roberto González Kraudy, quien asumió la Jefatura Nacional de Tránsito en el último trimestre de 2008, y tiene frente a sí el reto de disminuir la peligrosidad de los accidentes que ocurren en número de hasta 20 mil en el territorio nacional, según estadísticas oficiales
El comisionado González Kraudy, fundador de la Policía Nacional y de amplia trayectoria a nivel nacional, resalta con preocupación que las cifras de accidentes de tránsito, con o sin consecuencias fatales, han ido aumentando de manera alarmante en los últimos 10 años, pues de 12,331 hechos de esta naturaleza, estamos sobrepasando los 20 mil en el año que finaliza.

Al momento de dar estas declaraciones, el jefe nacional de Tránsito recibe el informe de que el último fin de semana, ya en diciembre, se habían registrado siete muertes a nivel nacional en accidentes. “Son siete familias que quedarán marcadas de por vida y en época navideña”, lamenta.

El elemento humano
Para el alto jefe policial, el problema de la peligrosidad de las vías de nuestro país reside en el elemento humano. “Primero, la responsabilidad de cada quien al momento de transitar, sea a pie o en vehículo, y segundo, la poca presencia de agentes reguladores que tenemos, pues sólo contamos con 163 policías de Tránsito a nivel nacional, lo que equivale a casi uno por municipio”, detalló.

Sólo Managua, por ser la capital y la ciudad donde se concentra el mayor parque vehicular, acapara el 63 por ciento de los agentes, y aún este número es insuficiente para controlar el frecuente caos de las vías congestionadas.

Después de Managua, los departamentos con más peligrosidad en las vías son Matagalpa, León y Masaya.

De allí, según González Kraudy, surge la necesidad de dotar de mejores instrumentos y presupuesto a esta sensible dependencia policial, ya que la cantidad de muertos por accidentes de tránsito, de 5,309 desde enero de 2000 a noviembre de 2008, supera las cifras de cualquier desastre natural o epidemia que se haya cernido sobre Nicaragua.

“Tenemos la confianza en que el gobierno tiene el propósito y gestionará más recursos para que llevemos adelante proyectos de educación vial, prevención, planes de control y mayor presencia policial en las vías, que es la mejor manera de evitar este tipo de tragedias”, refiere el fundador de la PN.

El comisionado mayor Roberto González Kraudy está gestionando apoyo para trabajar de cerca con mayor cantidad de escuelas e iglesias, mediante las cuales muchas más personas pueden recibir instrucciones para circular en las vías, y a su vez pueden servir de multiplicadoras de esos principios que salvan tantas vidas en el mundo.

De igual manera, ve como una forma ideal de difundir este mensaje, el uso de los medios masivos de comunicación, pero para eso sería necesario recibir una ayuda económica más fuerte.

Que sepan escoger conductores
A la vez, apela a la conciencia de los conductores particulares, y sobre todo a los propietarios de las unidades de transporte público, para que sepan escoger su personal, puesto que no es prudente ni correcto dar las llaves de un bus o de un microbús a una persona con antecedentes penales, ni con comportamiento violento, mucho menos que acostumbre consumir estupefacientes o bebidas alcohólicas en horas de trabajo, puesto que está llevando en sus manos a muchas personas que sólo quieren llegar a su destino.

No descartó que en el futuro se realicen exámenes sicológicos a los conductores del transporte colectivo, ya que de su perfil dependerá si se le extiende la licencia o no.

“No podemos permitir que una persona con carácter temerario, que sale a la calle dispuesta a apartar a cualquiera o arrollarlo, conduzca una unidad de transporte, porque es un peligro”, enfatizó.

Por su parte, la Policía seguirá ejecutando el Plan Cero Tolerancia, para sacar de circulación a todos esos vehículos livianos o pesados, que no cumplan con las medidas de seguridad necesarias, como son sistema de frenos en buen estado, sistema eléctrico, entre otros.

Otro tipo de práctica de conductores que la Policía de Tránsito persigue con vehemencia son las carreras ilegales que sobre todo jovencitos suelen realizar en pistas de la capital, lo que también ha dejado desgracias.

“Y recuerde, cuando vea a un agente de Tránsito, siéntase protegido, porque su presencia en la vía está evitando cantidad de accidentes en que usted mismo puede ser la víctima”, finalizó.

Mejor tarde que nunca
Como una anécdota personal, el comisionado González Kraudy relata que a sus hijos, en edad universitaria, aconseja no viajar en los famosos “intermortales” o microbuses que viajan en carrera desesperada por la Carretera Sur, puesto que estos vehículos, por desgracia, debido a la velocidad con que corren, son los que más se involucran en accidentes. “Es preferible que lleguen un poco más tarde, que nunca”, manifiesta.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus