•  |
  •  |
  • END

Este próximo domingo el territorio de Ciudad Sandino cumple once años de haber sido elevado a la categoría de municipio, pero fue hasta el pasado 16 de diciembre que sus autoridades se preocuparon por determinar cómo serán llamados sus habitantes: sandinenses. Es el gentilicio que decidió el Concejo edilicio en la resolución número 048/08, después de un extenso debate y casi un centenar de consultas.

El alcalde Reynaldo Raymundo Flores Genet y Juan Carlos Balmaceda, Secretario del Concejo Municipal, así lo informaron a sus pobladores y lo consideran “un gran avance en la identidad propia del municipio”, pues aseguran que los habitantes estaban adoptando gentilicios inventados, como: sandino-ciudadanos, sandinistas, citasandinenses, sandineños y ciudasandineños.

Dejando identidad
“La gente de otros municipios está acostumbrada a llamarnos como mejor quiere y nosotros, antes de abandonar la administración de la comuna, estamos dejando uno de los más claros legados que puede tener un pueblo, identidad”, señaló Flores Genet, al revelar dicha resolución a EL NUEVO DIARIO.

“Adóptese el gentilicio ‘sandinenses’ para los pobladores, nacidos o vecinos del municipio de Ciudad Sandino… Hágase saber a ciudadanos y ciudadanas de este municipio que a partir de la aprobación del presente acto, serán llamados y harán llamarse ‘sandinense o sandinenses’, individual o colectivamente, según el caso”, reza el documento aprobado por el Concejo Municipal.

Se trata de una ordenanza dictada para un poco más de 100 mil personas asentadas en este territorio, quienes han llegado poco a poco pero en grandes grupos a esta zona del distrito uno de la capital, la que fue campo algodonero hasta 1969, tuvo el nombre de un proyecto gubernamental (OPEN 3) hasta 1979 y se legaliza como municipio hasta el 11 de enero de 2000.

Para el alcalde Flores Genet esta ordenanza termina de darle una identidad propia a este municipio capitalino, discriminado por albergar a tantos damnificados. “Cuando inicié me molestaba que dijeran que Ciudad Sandino era un municipio dormitorio. Ahora ya no lo escucho gracias al esfuerzo de sus pobladores, quienes han demostrado lo contrario, y eso me satisface”, indicó.

Con muy pocos recursos, pero con gran voluntad de trabajo, muy poco hay que reclamar a Flores Genet con una población “satisfecha” de su administración. Al menos eso dicen sus gobernados en las últimas tres encuestas realizadas por dos universidades. “Lo que hicimos yo me lo esperaba, pero no lo prometimos por una razón táctica”, refiere.

“No llegamos a resolver la vida”
Recuerda que su primera estrategia fue escuchar las demandas de la población mientras entablaba una alianza con los medios de comunicación “para limpiar la imagen del municipio, porque sólo publicaban asaltos, asesinatos y otras cosas que daban la imagen de una zona de delincuentes, pero nunca salían las diversas actividades recreativas que hasta hoy se desarrollan”.

“La gente pedía parques, canchas, calles, recolección de basura, salas de parto, centros de salud y otras obras –recuerda—pero les aclaramos que no llegábamos a resolverles la vida sino a facilitar el trabajo en equipo. La gente lo comprendió y gracias a los ciudadanos es que se logró hacer más de lo planeado”.

El alcalde lamenta que el principal problema del municipio está lejos de resolverse, el drenaje pluvial, que hasta ahora circula de forma natural y todas las obras se realizan conforme este diseño para evitar la destrucción de las mismas por la fortaleza de las corrientes en la temporada de invierno.

“Los primeros y los últimos andenes y cunetas se construyeron bajo esta lógica, y sólo el uno por ciento de la población tiene este drenaje pluvial”, agrega.

BID les puso disciplina
Considera que fue el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) el que puso disciplina y eficiencia a la administración y los ciudadanos de Ciudad Sandino, ya que desde el inicio les dispuso exigencias que fueron sanas para el control de la cooperación internacional.

Recuerda que esa disciplina permitió conocer que el mercado municipal gastaba 115 mil córdobas y sus contribuyentes apenas pagaban 68 mil.

Lo mismo sucedía con el Cementerio General, donde se percibían 8 mil córdobas en impuestos y se gastaba 44 mil en inversiones.

“Pero todo eso se revirtió con ayuda del BID, y se ganó un 15 por ciento de contribuyentes en nuestra administración, quienes permitieron todas las obras que ahora la gente mira en las calles y en los proyectos de desarrollo económico de la población”, señala Flores.

Europeos en las entrañas
De la Unión Europea (UE) se expresó agradecido. “Siempre digo que en el corazón de la población de Ciudad Sandino siempre va a estar la Unión Europea, porque marcó el despegue de la economía, de las obras de servicios públicos y básicos para el desarrollo de nuestra población”, señaló.

Y es que la UE permitió la construcción del Palacio Municipal, además de obras de almacenamiento de agua potable, drenaje de aguas negras y saneamiento, que ahora evitan el desabastecimiento y evacuación del líquido en gran parte del municipio.

El rostro de la comunidad ha cambiado mucho gracias a los 37 mil metros lineales de andenes y cunetas, y los 13 kilómetros de adoquinado que deja Flores Genet. “Aquí el mérito no es mío, sino de la gente y los contribuyentes de Ciudad Sandino, además del decidido apoyo del BID y la Unión Europea”, señala.

Entre estas obras están siete puentes vehiculares que contaron con la donación de materiales de construcción de parte de empresas y los mismos pobladores en las zonas cinco, seis y nueve.

“Empezamos a unir el este con el oeste del municipio, y en algunas comarcas estas obras fueron decisivas para el comercio”, estima el alcalde.

El mercado del municipio también cambió con los 55 mil dólares aportados por el BID y otros 55 mil dólares que dispuso la comuna de los fondos de los contribuyentes. “Con el Fondo de Mantenimiento Vial (Fomav), también construimos vados y rampas. Es una inversión de un millón de córdobas entre las dos entidades”, manifestó.

Otras obras
Entre las obras que sobresalen en la administración de Flores Genet está la construcción de una capilla, muro perimetral y adoquinado en el Cementerio “Carolina Calero”, a uno costo de 2 millones 900 mil córdobas. “El BID financió 70 por ciento y el 30 por ciento fueron fondos propios de los contribuyentes”, dice el edil.

También construyó la Casa de la Tercera Edad a un costo de 2 millones 600 mil córdobas. Aquí destaca la contribución de la Zona Franca Condenim y la inversión de un millón 600 mil córdobas de los contribuyentes, además del trabajo que realizan en esta vivienda los funcionarios del Ministerio de la Familia (MiFamilia).

Convencido de haber cumplido
La próxima semana el alcalde Flores Genet deja la silla edilicia, pero está “convencido” de “haber cumplido las promesas de campaña y todavía más”, pues deja iniciado lo que llamó “la obra que dará el desarrollo económico a nuestros pobladores”.

Se refiere a un relleno sanitario que la comuna pretende instalar en una zona deshabitada del municipio, para lo cual ya invirtió 50 mil dólares en la compra del terreno, y otros 100 mil dólares en el movimiento de tierra y la construcción del muro perimetral.

“Tenemos el financiamiento de Italia, que es de 70 mil euros, aunque el costo total del proyecto es de dos millones de dólares. Eso lo dejamos a la próxima administración del nuevo alcalde Roberto Somoza. Confiamos en que esta obra dejará suficiente dinero en generación de energía eléctrica mediante desechos sólidos, y a eso apuesta nuestro municipio”, expresó el alcalde en su despedida.

IX Aniversario de 100,000 Sandinenses
La alcaldía de Ciudad de Ciudad Sandino estima que existen poco más de 100 mil personas asentadas en su territorio, la que fue campo algodonero de la familia Blandón hasta 1969.

A fines de esa fecha se produjo una grave inundación en diversos puntos capitalinos debido a la crecida del lago Xolotlán, producto de una depresión tropical que afectó el país. Entre los afectados estaban conocidos barrios la vieja Managua: La Tejera, Miralagos, Quinta Nina, Acahualinca y otros; cuyos habitantes terminaron en los primeros terrenos de lo que ahora es Ciudad Sandino.

La tercera división del proyecto gubernamental de Organización Permanente de Emergencia Nacional (OPEN), compra dichas propiedades algodoneras y aparecen las dos primeras zonas delimitadas: el actual núcleo poblacional de Ciudad Sandino y Reparto Santa María (Bella Cruz o Zona 8).

Otra gran cantidad de familias damnificadas llega a esta zona en enero de 1973, después del terremoto que destruyó Managua y terminó de acuñar el término “OPEN 3” para esta masa poblacional que crecía de forma acelerada mediante el proyecto.

Con el triunfo de la Revolución Sandinista en 1979, el nombre del territorio fue cambiado a Ciudad Sandino por el nuevo gobierno, gracias al aporte del compositor Edgard “El Gato Aguilar”, un término que fue bien recibido por la ciudadanía.

En 1995 el Comité Distrital para el Desarrollo solicitó la aprobación de una Ley que eleve el distrito al rango de Municipio, argumentando factores geográficos y socioeconómicos.

El proyecto de Ley fue sometido a la Asamblea Nacional y antes de su discusión, en octubre de 1998, otra vez las orillas del lago Xolotlán se inundan debido al huracán Mitch. Otras siete mil personas se trasladan a Ciudad Sandino y nace al asentamiento Nueva Vida, en el costado oeste.

El 15 de diciembre de 1999 se aprueba en el Parlamento la Ley número 329, donde se crean los municipios de Ciudad Sandino y El Crucero, la que es publicada en La Gaceta y entra en vigencia el 11 de enero de 2000.