Nery García
  •  |
  •  |
  • END

Miembros de la Red Nacional de Defensa de los Consumidores (RNDC) de varios departamentos del país, denunciaron que las autoridades de la estatal Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) están aplicando alzas en el servicio de agua potable a centenares de clientes, al hacer cambios de tarifa en el contrato sin previo aviso.

Según directivos de la Red de los municipios de Juigalpa, Carazo, Ciudad Sandino y Somoto, decenas de usuarios de Enacal se han presentado y denunciado el caso ante las delegaciones de cada departamento, exponiendo la decisión “arbitraria” en la que han incurrido los directores de la Aguadora, al ordenar hacer los cambios de rango tarifario de domiciliar a residencial o comercial.


“Fraude en facturación”

Vilma Castellón, coordinadora de la Red en Juigalpa, denunció que en los últimos días han recibido más de 20 reclamos de usuarios de Enacal, quienes se quejaron de que antes pagaban entre 50 y 60 córdobas al mes por el servicio de agua potable, pero en noviembre los recibos llegaron “alterados” con cobros de hasta 200 córdobas.

Aseguró que a partir de diciembre, las autoridades de Enacal quieren obligar a familias pequeñas y empobrecidas a pagar una cuota mínima de 16 metros cúbicos (4 mil 224 galones), a pesar de que el consumo fue menor, algo que es considerado por la defensora de los consumidores como “fraude en la facturación”, el cual está establecido en el artículo 271 del nuevo Código Penal, según recordó.

Martín Dahlke, miembro de la Red de Ciudad Sandino, explicó que hay denuncias de la población en esa localidad, de que Enacal les está cobrando hasta 21 metros cúbicos (5 mil 544 galones) como mínimo en la factura de noviembre, y al igual que Castellón, denunció que esa empresa está haciendo cambios de categoría en la tarifa, al pasar de domiciliar a residencial o a comercial, “sólo por tener una pulpería pequeña o estar en un lugar céntrico”.

“El problema es que a personas que les cobraban 45 córdobas antes, ahora resulta que les salen 180”, denunció Mauricio Lorente, coordinador de la Red en Somoto, quien aseguró que sólo en esa localidad han recibido unas 200 denuncias.

Mario Palacios, coordinador de la Red en Carazo, al igual que sus compañeros, refirió que “sin ninguna lectura te ponen el cobro de los 16 metros cúbicos… y aunque hay sectores en donde casi no llega el agua, el cobro está llegando parejo”.


Herrera niega
Ruth Selma Herrera, Presidenta Ejecutiva de Enacal, negó que haya cambios en la tarifa del servicio de agua potable. Sin embargo, aceptó que muchos usuarios que tenían medidores ahora no cuentan con ellos, y están pagando una tarifa fija de 16 metros cúbicos mensuales en los departamentos y 26 metros cúbicos en Managua, que equivalen a 86 y 76 córdobas, respectivamente.

Según Herrera, los medidores han sido removidos por las cuadrillas de Enacal de los hogares de los usuarios, debido a que muchos fueron encontrados con fraude, otros eran medidores vencidos, lo que no permitía una lectura fiel del consumo de agua potable.


Reconoce
Sin embargo, reconoció que debido a que la Aguadora recientemente ha instalado un sistema computarizado que sirve para respaldar la facturación, al momento de llevar los datos del sistema viejo al nuevo “hubo corrupción de la facturación, y eso hizo que algunas facturas salieran sin la medición correspondiente”.

Asimismo, confesó que no todos los usuarios de Enacal fueron notificados de los cambios de tarifa domiciliar a tarifa fija. “No en todos (los casos) se pudo notificar. Nosotros sabemos que ese es un error que cometimos. Hemos orientado que se rectifique, que se le avise con tiempo a los usuarios hasta donde sea posible, pero a veces lo podemos hacer y a veces no”, dijo.


Llaman a no pagar
Mientras tanto, “los miembros de la Red estamos orientando al no pago de las facturas porque es un cobro irregular y lo han hecho sin darlo a conocer a la población, sin un acuerdo o un aviso previo a sus clientes, e insistimos a todos los clientes que arbitrariamente les han llegado sus recibos alterados a que no paguen, por el irrespeto a los consumidores”, enfatizó Castellón.