Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Colaboración
Juana del Carmen Tijerino Morales denunció que un familiar suyo en contubernio con funcionarios de la anterior administración del Cementerio General de Managua, le quieren quitar un lote de terreno que heredó.

Tijerino Morales, de 75 años, denunció que William Pfaffle --familiar suyo-- es quien quiere adueñarse del lote, y para lograr ese objetivo, “de manera fraudulenta lo inscribió nuevamente, pero a su favor”.

Explicó que el terreno por derecho le pertenece a ella, luego de que su tía, Lucila Morales viuda de Pfaffle, se lo heredara.

Dijo que ella se ha encargado de sufragar los gastos de mantenimiento e impuestos del pequeño lote desde que su tía se encontraba enferma y luego muriera. Explicó que ella misma se encargó de hacer el traspaso legal del título en enero de 2001, cuyo número es el 3,006.

Doña Juana acusa directamente a la administración pasada del Cementerio General de actuar ilegalmente al traspasarle a William Pfaffle --hijo de su tía y su esposo, del mismo nombre-- la pequeña capilla en el año 2004.

Según la denunciante, Pfaffle profanó la tumba de su tía al enterrar a un nieto de él, quien supuestamente murió de leucemia. Para sepultar a su nieto, Pfaffle sacó los restos de la abuela de Tijerino Morales, que también se encontraban enterrados en la bóveda.

Ante esta situación, la septuagenaria decidió enviar cartas de reclamo al administrador del cementerio por lo sucedido en el lote, 31 en total, y en las que adjuntaba los documentos legales con que probaba que ella es la única dueña del terreno.

Según certificado de la Junta Local de Beneficencia de Managua, con fecha del nueve de enero de 1950, el lote de primera clase, número siete, en el grupo 161 N, pertenecía a Lucila Morales, quien lo adquirió a perpetuidad el 27 de diciembre de 1949; luego de su muerte, la administración del Cementerio General, bajo la responsabilidad de Rigoberto Muñoz Meza, extendió el traspaso de título número 3,006 a Juana del Carmen Tijerino, que correspondía al mismo terreno, con fecha de 15 de enero de 2001; pero la misma administración emitió el traspaso de título número 4,201, del mismo lote, pero a favor de William H. Pfaffle Vallecillo, el 22 de septiembre de 2004. Es decir, el lote de terreno ahora tiene dos dueños.

Según declaraciones del actual administrador del cementerio, Elías Zapata Bendaña, eso sólo es explicable mediante procedimientos “no muy claros” que se efectuaban en anteriores administraciones, “donde llegaba cualquier persona con una declaración jurada, o diciendo que tal lote le pertenecía, y se le adjudicaba el terreno que solicitaba”. Y a su parecer, esto sucedió en el caso de Tijerino Morales.