•  |
  •  |
  • END

Los directivos de Unión Fenosa ayer descartaron cualquier disponibilidad de fondos para mejorar el servicio de energía eléctrica en los 540 asentamientos que registran en nuestro país, mientras no se ratifique el Protocolo de Entendimiento en la Asamblea Nacional. No obstante, minutos después, desde la sede de la compañía en España, se informaba que los ingresos internacionales por las operaciones comerciales en Nicaragua, República Dominicana, Costa Rica y Panamá aumentaron en un 16.4%.

La intervención de los directivos de Fenosa ayer fue clara, a favor de que se ratifique cuanto antes el Protocolo mencionado, un documento que muy pocas personas conocen en su última versión.

“Resolver el problema de (pérdidas en) los asentamientos requiere de una inversión de 40 millones de dólares (797 millones ocho mil córdobas)... es un tema que las distribuidoras en este momento no lo pueden asumir, por los temas tarifarios, el costo de la energía ha hecho imposible que la distribuidora pueda sacar recursos para esto (inversiones)”, declaró este jueves en conferencia de prensa Basilio Zapata, Gerente Comercial de Fenosa.

Zapata argumentó que Fenosa no puede realizar inversiones en esos sectores mientras los diputados de la Asamblea no ratifiquen el Protocolo, pues confesó que el gobierno se comprometió en ese documento a entregarles el equivalente al cuatro por ciento del monto de la facturación total de la empresa, para subsidiar a unos 111 mil clientes de los asentamientos.

El funcionario fue claro en señalar que se trata de otro subsidio que será pagado por el Estado, y saldrá de una partida del Presupuesto General de la República. Explicó que este beneficio es adicional a los 365 mil dólares mensuales (7 millones 272 mil 698 córdobas) que, según Zapata, recibe Fenosa del Estado para beneficiar a todos sus clientes que consumen 150 o menos kilovatios hora al mes, quienes están “cubiertos” desde junio de 2005.

Agregó que si el Poder Legislativo ya hubiese aprobado el Protocolo, “estaríamos recibiendo un subsidio de 635 mil dólares (12 millones 652 mil 502 córdobas) a precios de diciembre”, lo que permitiría, de acuerdo con Zapata, que Fenosa disponga de recursos para realizar inversiones en los asentamientos, pues aseguró que las pérdidas por el suministro de energía en esos lugares es del 61 por ciento de lo entregado.

Esta última posición deja claro que la intención del gobierno y Fenosa no es cancelar, exonerar o gestionar el cobro de todas las deudas y reinvertir para ordenar el servicio en los asentamientos, sino que sea el Estado el que asuma toda la energía y las inversiones en esas zonas mediante subsidios.

El asesor económico presidencial, Bayardo Arce, dijo en su momento que Fenosa se comprometió el 29 de mayo pasado a invertir más de 33 millones de dólares en los próximos tres años para optimizar el suministro, lo que quedó establecido en el protocolo rubricado en esa fecha.

“Recibir ese subsidio significaría tener más capacidad para reinvertir, porque el mayor problema de los asentamientos es la situación precaria de las redes de distribución, y eso tiene un costo altísimo para la empresa”, comentó ayer Zapata.

Jorge Katín, Gerente de Comunicación de Fenosa, aseveró que en los asentamientos sólo se recupera un tercio de la energía suministrada, y con el subsidio del gobierno se cubriría por lo menos un 25 por ciento adicional. “Estamos hablando que se lograría recuperar entre un 50 y 55 por ciento de la energía que se inyecta en los asentamientos”, dijo.

Sin embargo, los ejecutivos de Fenosa no comentaron sobre el presunto Plan General de Reducción de Pérdidas y Lucha contra el Fraude que deberían presentar al Ministerio de Energía y Minas (MEM) y al Instituto Nicaragüense de Energía (INE), el cual también es un compromiso adquirido en el protocolo, y sobre el que tampoco las instituciones estatales mencionadas se han pronunciado al respecto.

Según la firma consultora colombiana Concol, que realizó un estudio el año pasado sobre las pérdidas de electricidad en el sector, en total se merma un 25.92 por ciento de la energía entregada, y de ese porcentaje, 8.42 por ciento corresponde a pérdidas técnicas, y el restante 17.5 por ciento son pérdidas en las redes de distribución de Fenosa, principalmente en asentamientos y mercados.

La sede de la compañía en España, que el mes próximo pasará a manos de Gas Natural, ayer rindió su informe de ingresos internacionales en 2008.

A nivel general, Fenosa aumentó las ganancias de sus inversiones en un 18.5 por ciento, lo que ahora representa tres mil 43.9 millones de euros respecto al año anterior.

En México, los ingresos se incrementaron un 24 por ciento el año pasado; en Colombia un 18 por ciento, y en Centroamérica (Nicaragua, República Dominicana, Costa Rica y Panamá), un 16.4%.

Katín aprovechó la conferencia de prensa para anunciar que ayer entregaron a la Escuela “María Mazzarello” un cheque valorado en 2 mil 500 dólares para que compren equipos eléctricos ahorrativos nuevos, y así bajar el consumo de energía en ese centro escolar. Antes, según el Gerente de Comunicación, la empresa practicó un estudio en el local para identificar las razones del porqué el consumo era alto.