•  |
  •  |
  • END

Los caballos que son abandonados en la vía pública por sus dueños, debido a fracturas y enfermedades que los incapacitan para realizar el trabajo diario, están siendo rescatados por veterinarios de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad de Ciencias Comerciales, UCC, quienes esperan que la Policía Nacional disponga un procedimiento para sanarlos y darles seguimiento, pero evitando conflictos legales con los propietarios.

Los animales son dejados en libertad en la vía pública muy enfermos, y luego de recibir la denuncia de los vecinos, el equipo de veterinarios asiste. “Nosotros atendemos y damos seguimiento a estos animales en los lugares donde los encontramos, pero no podemos llevarlos a otro lado para darles un trato adecuado porque, a pesar de que el dueño lo abandonó, éste podría reportarlo después como robo y podría perjudicarnos”, afirmó la doctora María Elena Solórzano, veterinaria de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UCC. Los veterinarios explican que estos animales son sometidos a intensas y agotadoras jornadas de trabajo que no les permiten alcanzar la madurez física, y, por tanto, las enfermedades crónicas o fracturas aparecen con bastante frecuencia en pocos años.

“Son humildes familias que los usan como caballos cocheros, y, por falta de información, no les dan un buen trato, que podría extender la vida del animal y el beneficio que obtienen del mismo”, dijo una veterinaria.

Casos aumentan

Los casos se multiplican. La última denuncia fue de un vecino de Bolonia que informó de un equino muy lastimado que deambulaba en este sector. Los veterinarios acudieron rápidamente y encontraron al caballo con mucho dolor, debido a una fractura en una de sus patas.

Con antibióticos y accesorios, procedieron a desinfectar el área afectada y aplicaron una inyección para desinflamar y calmar el dolor. Carlos Acuña, habitante del sector, explicó que el caballo llevaba una semana en la zona de Bolonia y nadie lo había asistido. “Sufre, camina con dificultad, se cae, y así ha estado todo este tiempo”, expresó.

Mayra Rosales, otra habitante de Bolonia, señaló que habló con el dueño del equino el día que lo estaba abandonando, pero le respondió que lo dejaba porque ya no le era útil y porque no tenía dinero para llevarlo a un veterinario. “No dijo cuál fue el motivo de la fractura ni cuándo había pasado el accidente”, expresó.

Aunque el caballo requiere atención especializada, los veterinarios evitaron llevarse al animal, ya que se podría generar un conflicto con el dueño cuando esté recibiendo el tratamiento o cuando haya sanado. Ellos prometieron contactarse con la Policía Nacional para que levanten una orden y el caballo sea trasladado legalmente.

¿Qué dice la Ley?

El artículo 29 de la Ley 431, para el régimen de circulación vehicular e infracciones de tránsito, está dedicado al “destino de semovientes en la vía pública”. Precisa que cuando el animal se desplace sin arrieros, la Policía aplicará a sus propietarios una multa de 500 córdobas a favor de la Alcaldía. En caso de reincidencia, la multa será de un mil córdobas, que deberá ser pagada en un término de 30 días.

De acuerdo con las Normas Administrativas Complementarias a la Ley, hasta que se haya cumplido este plazo (en que podría expirar el animal enfermo) “se declarará en abandono y pasará al inventario de la Alcaldía”.

¿No saben qué hacer?

Esta misma norma destaca que “se prohíbe dejar animales sueltos o amarrados con acceso a la vía”, pues “la Policía Nacional, en coordinación con los gobiernos municipales, establecerá lugares de depósitos (corrales municipales) para la retención de semovientes conducidos por menores de edad o que se encuentren en la vía pública, mientras se identifica a su propietario, para su devolución, previo pago de la multa correspondiente”.

EL NUEVO DIARIO consultó a la Dirección de Tránsito de la Policía Nacional y a la Alcaldía de Managua acerca de cómo puede proceder el equipo de veterinarios en estos casos para salvar la vida del animal sin tener conflictos legales. Ninguno supo responder, aunque prometieron consultar con los respectivos departamentos legales de las instituciones.