•  |
  •  |
  • END

Esta semana el país disfrutará de la primera cantidad de energía eléctrica que se produce a base de viento en nuestro territorio. Son los primeros megavatios de los 19 aerogeneradores que ahora se terminan de instalar en el Parque Eólico Amayo, en Rivas, a 130 kilómetros al sur de Managua. “Sólo estamos dando los últimos ajustes”, dijeron los técnicos.

EL NUEVO DIARIO conoció que los especialistas del plantel Amayo ayer continuaban “haciendo pruebas al transformador principal”, y estaban “finiquitando los ajustes técnicos propios del sistema”, según reveló una fuente del sector eléctrico, quien prometió que “si todo sale bien, el miércoles o jueves podrían entrar los primeros megavatios eólicos”.

Técnicos del parque eólico explicaron que los ajustes consisten en hacer pruebas alternas a cada uno de los 19 aerogeneradores, pues cada torre debe alcanzar una producción máxima de 2.1 megavatios, a medida que dan vuelta las aspas. Con estas pruebas buscan garantizar que no haya inconvenientes en la producción estable de energía, la que será despachada al Sistema de Interconectado Nacional (SIN) mediante la subestación del mismo nombre.

“Por eso es importante”, según los técnicos, “que la subestación de Amayo y demás aparatos que la complementan, tengan las características adecuadas para garantizar que los aerogeneradores alcancen 230 mil voltios en la red de transmisión eléctrica (SIN)”, propiedad de la estatal Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel).

Recordaron que ahora el punto de interconexión eléctrica de Nicaragua con Costa Rica será la subestación de Amayo, y no la de Masaya, y por esa razón expertos del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) realizaron en enero pasado una auditoría técnica en esas instalaciones, en donde resolvieron que “todo estaba normal”.

Sin embargo, todavía hace falta conocer el dictamen del Centro Nacional de Despacho de Carga (CNDC), cuya institución se encarga de velar por la operación del SIN, es decir, la entidad que realiza la programación de despacho de energía de las plantas generadoras, en dependencia de su disponibilidad y otras condiciones técnicas.