Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El presidente de la Asociación de Pensionados Cotizantes de Nicaragua, Denis Morales, confirmó ayer que el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) les solicitó la lista de jubilados que, a pesar de sus 250 semanas de cotización, no reciben una pensión mínima.

Morales especificó que pasaron una lista de más de 400 personas. “Pero ahora vamos a ver si nos resuelven”, aclaró.

Los viejitos de la Asociación se plantaron nuevamente ayer en las afueras del INSS en demanda de la pensión mínima. Aunque lucían agotados, por la edad, concordaron en que no desistirán de la lucha.

Algunos, que dijeron ser de la Central Sandinista de Trabajadores, llamaron a la primera dama, Rosario Murillo, a escuchar sus necesidades.

José Ayerdis, de la directiva de la Asociación, indicó que si el INSS no les resuelve sus demandas, irán a la Secretaría del Frente Sandinista, desde donde despacha el presidente de la República, Daniel Ortega, y su esposa Rosario Murillo, para abordar el tema.

“Estaremos allí el tiempo que sea necesario, hasta que ellos nos escuchen y nos den respuesta. Porque queremos eso: respuestas”, manifestó.

Se suman los de insuficiencia renal

Al plantón de la Asociación de Pensionados Cotizantes de Nicaragua se sumaron los trabajadores con insuficiencia renal del occidente del país, que siguen sin recibir su pensión de ley.

Gustavo Martínez, uno de sus líderes, expuso que el INSS tiene “estancadas” las pensiones en ese segmento poblacional. “Roberto López (presidente de INSS) no da la cara, no nos quiere recibir, por eso estamos aquí (en Managua) luchando por la pensión mínima y por nuestra pensión que es por riesgo laboral”, expuso.

Según Martínez, en la zona de occidente hay todavía cuatro mil trabajadores que, aunque fueron jubilados por insuficiencia renal, no tienen pensión mínima. “Si a esta gente no se les da nada, más de mil niños se tirarán a las calles”, advirtió.