•  |
  •  |
  • END

El señor Salvador Arceyut Castillo, de 60 años, desde el tres de diciembre inició las gestiones ante el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, para obtener el derecho a su pensión de vejez.

Ahora en el INSS le salen con que aún no le ha llegado la solvencia de los centros de trabajo donde laboró, por lo que no dan trámite a su pensión, se quejó.

Don Salvador posee número de asegurado 98309-3, y durante 25 años se desempeñó como destazador de reses en el Carnic y en el matadero “Alfonso Pasos”, ubicado en la comarca Los Brasiles en los años 70.

Reclama que ahora los funcionarios del INSS le dicen que tienen que buscar a esa gente para que le extiendan una solvencia.

Y el anciano no sabe a dónde acudir. El dueño de ese matadero falleció y hasta las instalaciones desaparecieron, dijo don Salvador. “Si durante más de treinta años trabajé, y no es justo que me estén boleando y reprogramando las citas, cuando para eso existe un registro de los centros de trabajo donde laboré y el estado de cotizaciones, pues tengo más de mil 150 cotizaciones”, y ahora que he cumplido los 60 años quiero hacer uso de ese derecho que me confiere la ley como es gozar de una pensión de jubilados, dijo.

Esto es un irrespeto a mi condición de ser humano, pues además de estar desempleado por mi edad, no cuento con recursos económicos para estar gastando en pasajes, y me hacen llegar para nada.

Además, aseguró que es una persona enferma, que padece diabetes, hipertensión, artritis, problemas del corazón, y necesita comprar sus medicinas, por lo que le urge le gestiones su pensión por vejez.

Don Salvador pide al presidente ejecutivo del INSS, Roberto López, su intervención para que ordene den curso a la agilización de su pensión que la tiene ganada, pues supera la cuota establecida por la ley de seguridad social.