•  |
  •  |
  • END

Corresponsal Costa Rica
Cada inicio del año escolar, en Costa Rica se presentan denuncias de que no dejan matricular a niños extranjeros, debido a que carecen de documentos de identidad o porque sus notas no están “consularizadas”.

Este año no ha sido la excepción, y varias organizaciones que trabajan con Inmigrantes, han hecho eco de estás irregularidades que suceden con más notoriedad en niños y niñas nicaragüenses, porque esa población inmigrante es mayor.

En varios correos, estas organizaciones muestran su preocupación y repudio a la negativa de darle un cupo para estudiar a los hijos de inmigrantes, en especial de nicaragüenses.

El Servicio Jesuita para Migrantes (SJM) denunció que “estudiantes menores de edad nicaragüenses siguen siendo rechazados en los centros educativos ticos”.

Karina Fonseca informó que conocen a diario, especialmente en estas fechas, muchas quejas referidas a la negativa de ofrecer matrícula a niños, niñas y jóvenes nicaragüenses en los centros educativos costarricenses.

“Es inadmisible que aún se exija a niños y niñas la presentación de un documento de identificación personal como ‘requisito obligatorio’ para la matrícula; que se niegue el cupo por la carencia de notas o diplomas autenticados; que se soliciten pagos de cuotas de matrícula o que se den toda clase de razones, muchas veces arbitrarias, a personas cuyo único ‘pecado’ es preocuparse por la educación de sus hijos e hijas”, indicó la funcionaria del SJM.

Fonseca argumentó que el Ministerio de Educación Pública (MEP) tiene la obligación de asegurar la educación a cualquier menor, son importar su condición migratoria o nacionalidad.

“¿Por qué hay que estar recordando cada año lo mismo a los docentes y personal administrativo de muchas escuelas y colegios?”, preguntó.

En tanto, Javier Gómez, de la Coordinadora de Sindicatos Bananeros de Costa Rica (Cosibacr), comentó que esto preocupa porque igual situación están pasando los menores nicaragüenses y panameños en la zona de Sixaola.

“Nos comentaban los compañeros de Sixaola que no se están matriculando hijos de trabajadores panameños y nicaragüenses porque no cuentan con documento de identificación y se les está pidiendo certificados de nacimiento autenticados y legalizados”, ejemplificó.

Agregó que en el caso de los trabajadores panameños no solamente carecen facilidades económicas, sino también tienen la dificultad de hablar español, y sumado a ello, son familias enteras que han perdido todo por las inundaciones, y que la misma situación se vive en Sarapiquí.