Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Al menos 51 empresas y 14 tour operadoras locales ya cuentan, a la fecha, con una certificación de turismo sostenible, lo que ayudará al sector, según sus impulsores, a mantenerse a flote en la actual crisis económica mundial que ya está mostrando sus efectos en el país.

El director de Turismo Sostenible en Rainforest Alliance, Ronald Sanabria, destacó ayer a EL NUEVO DIARIO que Nicaragua es el país en Latinoamérica que más apertura está mostrando al concepto.

Aunque la novedad no acaba allí, pues los negocios vinculados con esa sostenibilidad son de todos los nichos. “Hay pequeños y medianos negocios que abarcan desde ofertas de sol y playa, hasta turismo urbano y rural comunitario”, sostuvo el ejecutivo.

Incluso mencionó que el Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) es la única institución rectora del sector que, en la región en mención, se ha comprometido con la entidad para promover un turismo responsable con el medio ambiente y la idiosincrasia local.

“Y eso es muy beneficioso, pues el turismo sostenible jala al turista experimentado, al turista que no quiere causar un impacto negativo ni en el medio ambiente ni en la comunidad que visita”, planteó.

De acuerdo con expertos en turismo, el visitante experimentado usualmente tiene un alto poder adquisitivo, pues gasta más de 100 dólares por día. Hasta 2008, el turista que visitaba Nicaragua gastaba entre 75 y 100 dólares diarios.

Más ventajas

Otra ventaja, de acuerdo con Sanabria, es que con la actual crisis económica mundial los visitantes están optando por ofertas económicas. “Y las empresas con prácticas en turismo sostenible las ofrecen”.

En ese contexto refirió que la crisis está incrementando el interés en el concepto, que, entre otras cosas, sugiere prácticas que permiten ahorrar agua y energía eléctrica. Aparte de eso, implica un adecuado manejo de desechos. El coordinador de Rainforest Alliance en Nicaragua, Danilo Valerio, mencionó que a nivel local el costo de la sostenibilidad varía. “En promedio, las empresas han invertido desde 50 dólares hasta 600 mil dólares, y están recuperando la inversión en tres o cinco años”, destacó.

O sea “que la recuperan a corto y mediano plazo”, y ese es otro buen motivo para adaptar el concepto. Sanabria adelantó, en ese sentido, que en 2009 la meta es llegar a más empresas.

“Con apoyo de Intur, creemos que llegaremos a más gente”, dijo. Mientras tanto, a nivel regional la entidad tiene previsto introducirse en El Salvador.

Rainforest Alliance, de momento, tiene presencia en México, Guatemala, Costa Rica, Ecuador, Perú, Belice, Honduras, Panamá y Nicaragua, donde está atrayendo al turista europeo, estadounidense y latinoamericano.