• |
  • |
  • END

Con la participación del Vicepresidente de la República, Jaime Morales Carazo, como testigo de honor, 24 científicos e intelectuales del país constituyeron ayer la Academia de Ciencias de Nicaragua.

En la firma del acta constitutiva de la Academia --que tuvo lugar en la Vicepresidencia de la República-- estuvo presente el dominicano Nelson Moreno Seballos, presidente de la Comunidad Científica del Gran Caribe, así como el presidente del Cosep, José Adán Aguerri.

El doctor Jorge Huete, Presidente de la Academia, dijo que la instauración de la estructura completa una estabilidad esencial “para nuestra incorporación en la sociedad del conocimiento”.

En casi cuatro años de existencia, la Asociación Científica, predecesora de la Academia, suplió dignamente el vacío institucional de Nicaragua en foros científicos internacionales, en la comunidad científica del Caribe y la Red Interamericana de Ciencias.

Dijo que el propósito principal de la Academia es contribuir al progreso de la ciencia ideal de carácter universal, y en este momento su mayor compromiso quizá sea promover el uso de las ciencias en la toma de decisiones que afectan el desarrollo del país.

“Es tarea de la Academia que tales decisiones no se tomen por criterios políticos o exclusivamente económicos, sino sobre evidencias científicas inequívocas”, dijo, y agregó que un objetivo central es reivindicar el criterio científico, tanto en el sector productivo como en la educación superior, sin que con esto tenga que hacer las veces de sindicato o colegio corporativo.

“Se trata de reivindicar esta profesión emergente en Nicaragua y promoverla entre los jóvenes más lúcidos”, dijo el titular de la Academia, quien recordó que la Academia también trabajará muy de cerca con el Consejo Nacional de Universidades (CNU), así como la empresa privada.

Recordó Huete que la clase política “suele ignorar y despreciar los criterios científicos y técnicos, y sin entrar a jugar a la política, es tarea de los académicos encontrar un lenguaje inteligible a los tomadores de decisiones”.

El doctor Jaime Incer Barquero, uno de los que firmaron el acta constitutiva de la Academia, dijo que coadyuvará en la elaboración de planes y políticas que realmente impulsen a Nicaragua en el desarrollo del siglo XXI, que obviamente se basa en el conocimiento de las características físicas, geográficas y ecológicas de este país…”.