•  |
  •  |
  • END

Por lo menos el 80 por ciento de los 8 mil 300 clientes que Enacal tiene en Tipitapa, “paga sus facturas al día”, dijo Mario Bojorge, quien fuera delegado de esta empresa en dicho municipio, y quien contradijo las declaraciones de Ruth Herrera, presidenta de la Aguadora, a quien retó a que demuestre lo contrario.

Bojorge laboró hasta el 10 de marzo pasado como delegado en Tipitapa de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), y asegura que en esa zona no hay mala colecta, como dijo Herrera el miércoles pasado.

Precisó que sólo un 20 por ciento de los clientes se atrasa en sus pagos, pero se trata de zonas donde el servicio de agua potable es deficiente, de pésima calidad, y en el peor de los casos, “no llega el agua del todo, pero los recibos son puntuales”.

“La gente no quiere pagar porque el servicio es deficiente y no reciben agua en sus hogares, porque aquí hay barrios que no les llega el agua desde hace un mes”, aseguró Bojorge, quien fuera despedido de esa empresa.

Despedido por “oponerse”

Recordó que en promedio, Enacal cobra en la facturación mensual de Tipitapa un millón 200 mil córdobas, y paga de forma puntual un 80 por ciento de los clientes, es decir, unos seis mil 640 usuarios. Eso significa que sólo un mil 660 abonados no pagan a tiempo sus facturas.

“No es cierto lo que dice ella (Herrera), de que no quiere pagar la gente”, insistió Bojorge, quien fue destituido precisamente porque “ajustaba” los reclamos a favor de los usuarios por alta facturación, luego que se aplicaran “alzas arbitrarias” desde el sistema de comercialización de las oficinas centrales de Enacal en Managua.

Suben facturas en 40%

“Me destituyeron porque acepté los reclamos de lo usuarios que antes pagaban 100 córdobas y les estaban facturando un mil 500. Por hacer ajustes, me decían que yo era sindicalista, y me aplicaron el artículo 45 (del Código del Trabajo)”, comentó.

Y es que, según Bojorge, los reclamos por alta facturación aumentaron en un 40 por ciento desde mediados del año pasado, a pesar de que el servicio no mejoraba.

Ramón López, delegado del Instituto Nacional de Defensa de los Consumidores (Indec), “exigió” respeto de parte de las autoridades de Enacal para los clientes, pues aseguró que con las palabras de Bojorge ha quedado demostrado que la presidenta de Enacal no ha dicho la verdad.

Exigen respeto

“Los usuarios de Tipitapa se merecen respeto… el servicio (de agua potable) siempre está inestable y se tiene que sectorizar, y unos 15 barrios siempre se mantienen con racionamiento, y sólo en el centro es que tienen agua continuamente”, expresó López.

Dijo que a pesar de la necesidad urgente de tener agua en sus hogares para mantener limpio el hogar, y así evitar el brote de gripe, todavía continúa el problema del desabastecimiento en los sectores de Villa Victoria de Julio, “Orontes Centeno”, San Jorge, “Yuri Ordóñez”, San Benito, Las Canoas, Las Banderas, La Maderas, San Francisco Libre y otras zonas.