• |
  • |
  • END

Cinco comunidades de Nindirí están sin una gota de agua debido a una válvula instalada por Enacal en la entrada de la comunidad Los Vanegas, lo que ahora desvía el caudal hacia unas 25 familias y deja sin servicio al resto de pobladores de este punto y otros como Los Mayorgas, Los Loáisigas, Los Ruices y Los Navarretes.

Francisco Pérez, vecino del sector, dijo que la sed ya tiene ocho días y las familias están desesperadas porque en esta zona nunca hubo problemas con el servicio, ya que hasta existe un campo de pozos que explota la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal).

Explicó que a todo este sector el agua le llega por la tubería madre que se extiende desde el Restaurante Asados Don César, en el kilómetro 12 de la carretera a Masaya, hasta cuatro kilómetros hacia el este, conectando a todas las viviendas. “Sin embargo, hace ocho días instalaron una válvula en la entrada y dejaron sin agua a medio mundo”, detalló Pérez.

Válvula en resguardo

EL NUEVO DIARIO ayer visitó el punto, y la válvula mencionada está ubicada en el sector conocido como Los Navarretes, donde es resguardada por una serie de jóvenes que no permiten acercarse a la instalación. Entretanto, los vecinos deambulan de una lado a otro con baldes y pichingas en mano, mientras otros aprovechan la sed para hacer negocio en carretas y carretones. Pérez, quien en este sitio es coordinador político del Consejo del Poder Ciudadano (CPC), explicó que allí tuvo lugar un enfrentamiento el fin de semana pasado, donde salieron lesionados Carlos Cuarezma y Padro Mayorga.

“La población fue a reclamar para que abrieran la llave de la válvula y nos dieran agua o que desinstalaran eso que ahora nos afecta, pero más bien hubo encontronazos”, relató, al agregar que había presencia de ingenieros de Enacal y de oficiales de la estación cinco de la Policía.

Enacal sabía

Jairo Cuarezma, otro vecino, señaló que este problema es de pleno conocimiento de los funcionarios de Enacal, pues los ingenieros Guillermo Aráuz y Derling Obando recibieron a una comisión de pobladores el miércoles pasado y prometieron que iban a desinstalar la válvula, “ya que no hubo permiso para instalarla y era ilegal”.

Doña Rosa Medina, propietaria de una pulpería en Los Vanegas, dijo que está registrando pérdidas por la falta de agua, y sería interesante que las autoridades investigaran cómo fue y quién dio permiso para instalar esta llave. “Allí hubo corrupción de por medio y también buena paga”, subrayó.

Esta situación también mantiene sin agua a más de un mil estudiantes del Colegio “Pablo Antonio Cuadra”, quienes ayer tuvieron que salir temprano debido al desabastecimiento y falta de higiene en la zona.

“Es un crimen lo que están haciendo porque ahora hasta tenemos el problema de la gripe y necesitamos más el agua”, agregó Medina, quien preguntó: ¿Qué esperan para resolver? ¿Quieren que haya un muerto?
653 familias afectadas
Pérez ayer realizó un censo de los afectados y aseguran que son unas 653 familias, pero falta anexar a otra cantidad que estaba trabajando. Aseguró que la válvula no la instaló Enacal, sino las 25 familias mencionadas, pero la empresa dijo todo lo contrario en una nota de prensa. Enacal señaló en este escrito que el domingo una cuadrilla se presentó en este punto “para reparar una válvula de 4” (cuatro pulgadas), la cual permitirá que la población del sector alto y bajo tenga agua de forma equitativa”.

Acusan a parte baja

“Dicho trabajo no se pudo realizar, debido a que pobladores de la parte baja… agredieron física y verbalmente a nuestros trabajadores, además de dañar la válvula de 4” y deteriorar las redes”, agregan.

La empresa señala que mientras no se dé un trato adecuado a los trabajadores de Enacal, “nos abstendremos de realizar las reparaciones”. Pérez reaccionó indignado ante esta nota, la que anoche fue analizada en una reunión de los pobladores afectados. Asistieron unas 60 personas, quienes esperan que hoy se rehabilite el servicio, de lo contrario, prometieron que mañana aumentarán el nivel de su protesta.