•  |
  •  |
  • END

La familia Ramírez García, dueña de una propiedad ubicada en el barrio “Edgard Munguía”, denunció que recibió una cédula judicial del juzgado Sexto de Distrito Civil de Managua, en la cual notifican que será desalojada, a pesar de no haber sentencia definitiva.

El escrito indica que los Ramírez García tienen apenas 30 días, a partir de 28 de abril del corriente año, para desalojar el inmueble.

La joven Angélica Ramírez, ante la ausencia de su mamá, Josefa Ramírez, que en estos momentos se encuentra fuera del país, denunció que la señora Irene Castro promovió un juicio de desahucio de comodato precario en su contra para desalojarlos de la propiedad. Ésta expuso que tanto el bien que la demandante posee y el de su mamá le corresponden.

Ramírez mostró una solvencia de Revisión y Disposición Territorial extendida en diciembre de 1989 a nombre de Julia Guzmán y Róger Gurdián, que señala que la propiedad tiene un área de 231 metros cuadrados. La propiedad la compró posteriormente el 27 de octubre de 2003 a Róger Gurdián, Vicenta Irene Castro, a través de una cesión de derechos posesorios.

La afectada también mostró una resolución de reclamo de la oficina de Catastro Municipal, emitida a nombre de ambas propiedades y se comprobó que tanto la propiedad de doña Josefa Ramírez y de Vicenta Castro son dos terrenos diferentes.

“La señora Castro insiste en apoderarse del único bien que posee mi familia”, dijo muy angustiada la hija de doña Josefa, quien acudió a EL NUEVO DIARIO para denunciar el hecho. Ella y sus cuatro hermanas habitan en la casa ubicada de los semáforos de ENEL central, 20 varas arriba, barrio “Edgard Munguía”, desde hace quince años.

La familia Ramírez García hace un llamado a las máximas autoridades de la Corte Suprema de Justicia para que paren la orden de desalojo y se pronuncien por el escrito del Recurso de Hecho introducido el 15 de noviembre de 2008.

También piden a la primera dama, Rosario Murillo, que interceda para evitar lo que llamó injusticia.