•  |
  •  |
  • END

Síntomas
La influenza porcina se manifiesta al inicio como una gripe severa en el cuerpo humano. Se transmite por residuos de saliva o secreción nasal que expulsa una persona contaminada al hablar, toser o estornudar; o mediante los objetos contaminados que comparte. Después muestra fiebre alta, tos, dolor de cabeza, secreción nasal, lagrimeo, decaimiento severo, vómito o diarrea. Cuando avanza hasta 10 días, se presenta fiebre demasiado alta, pérdida del apetito y hasta dificultades para respirar.

Diferencias

La fiebre de una gripe común inicia leve. Llega hasta 39 grados y raras veces hay dolor de cabeza. El dolor muscular es leve o moderado, igual que la tos, el cansancio y el decaimiento. Hay una frecuente congestión nasal, ardor y dolor de garganta.

Con la influenza porcina la fiebre se eleva hasta 40 grados y permanece de tres a cuatro días. Aparece de forma brusca, con agudo dolor de cabeza y muscular, con cansancio y debilidad. El decaimiento es mayor, casi siempre hay tos, y sólo algunas veces se presenta ardor y dolor de garganta.

Aclaración

No existe una vacuna contra la enfermedad. El virus puede entrar al país en cuestión de horas, pero los síntomas se mostrarán hasta en diez días. Una persona que no busca atención en ese tiempo puede fallecer.

Prevención
1. Lávase las manos de forma frecuente con agua y jabón.

2. Cúbrase la nariz y la boca al toser, ya sea con un pañuelo desechable o el brazo.

3. No asista a lugares concurridos.

4. Evite fumar.

5. Consuma frutas o alimentos ricos en vitamina C.

6. Mantenga ventanas y puertas abiertas para asegurar ventilación.

7. Mantenga limpios los trastes y enseres domésticos.

8. Procure que los niños jueguen en casa y no en parques.

9. Evite a personas con gripe o tos.

Recomendaciones
1. No se automedique ni entre en pánico.

2. Acuda a la unidad de salud más cercana.