•  |
  •  |
  • END

Octavio Guevara, propietario de la empresa Formulaciones Químicas S.A. (Forquisa), denunció que Yassir Cajina, jefe de Urbanismo del Distrito Seis de la Alcaldía de Managua, le pidió 200 dólares para que conserve una infraestructura ubicada en las afueras de su negocio, la cual pretende destruir la comuna.

Guevara, de 57 años, explicó que todo empezó cuando los funcionarios de esta delegación municipal le notificaron que construyera una canaleta de 100 metros frente a su terreno y el de su vecino Róger Blandón Lezama. Esta construcción, ubicada sobre la pista del Mercado de Mayoreo, estaba cotizada en 605 mil diez córdobas, según el acta de compromiso emitida el cuatro de abril del año pasado por la alcaldía.

El señor evitó firmar esa acta, pues dijo que no estaba dispuesto a asumir una obra que también beneficiaría a terceros, y, por eso, el diez de abril interpuso un recurso de revisión en el despacho de la comuna, “pero, extrañamente”, según Guevara, “al día siguientes vinieron policías sin chip y con maquinaria de la alcaldía y removieron el adoquinado que yo había puesto frente a mi negocio”.

“Lo extraño es que quien dirige la obra es Róger Blandón (su vecino), quien trajo a los policías y al equipo de la alcaldía... Como yo protesté, los policías sin chip se metieron a mi propiedad y me llevaron preso a la fuerza, y me quebraron el pie”, recuerda el afectado, quien mostró copia del resumen clínico emitido por la doctora Karla Garay Flores, médica y cirujana del Hospital Bautista.

Blandón Lezama se excusó de brindar declaraciones y sólo dijo: “No quiero entrar en lo que dice una persona. No te voy a decir lo contrario, sólo investigá bien antes de cualquier cosa, verificá bien, si hay documento, si hay o no pata”.

Luego del incidente, Guevara interpuso la denuncia ante la División de Asuntos Internos de la Policía Nacional, y el jefe de investigación, Martín Hernández, le informó que los resultados están en el expediente número 0658: “Responsabilidad Administrativa por parte de los policías implicados, aplicándoles medidas disciplinarias a los mismos”.

El nueve de mayo siguiente, Guevara llegó a un acuerdo con las autoridades de la comuna. “Me comprometo a hacer 54 metros de canaleta, que son 27 metros de mi lado y 27 metros al lado de Blandón, pero en el documento dice que tiene un vencimiento de 15 días, que tienen que presentarme un plan y el legislado, pero nunca lo hicieron, y por eso el acuerdo ya no existe”, refiere.

Recordó que en julio del año pasado, la entonces delegada del Distrito Seis de la alcaldía, Arelys Urbina Loáisiga, le regresó 5 mil 950 adoquines, y tiene copia del acta. El documento, firmado por Cajina, precisa que el costo de la obra es de 55 mil 659 córdobas con 85 centavos.

El adoquinado, según Guevara, fue finalizado otra vez en enero pasado, pero ahora Cajina insiste en que construya la canaleta y no de 54 metros, como se había acordado, sino de 100 metros.

Guevara dice que Cajina lo mandó a llamar a sus oficinas y le pidió 200 dólares a cambio de olvidarse de la construcción. Sin embargo, Guevara entregó el dinero y lo denunció el pasado cinco de marzo ante el despacho del edil Alexis Argüello.

Mostró copia de la denuncia recibida, “pero no ha sucedido ningún tipo de acción o investigación en relación con los hechos”, según Guevara, y la situación ha empeorado, pues ha recibido amenazas de que en cualquier momento llegan los policías y la alcaldía a destruir el adoquinado, a pesar de que cuenta con el permiso de la comuna.

EL NUEVO DIARIO buscó la versión de Cajina, pero en la recepción de la delegación seis de la comuna dijeron que se encontraba en una reunión con la vicealcaldesa, Daysi Torres, por lo que dejamos nuestros datos para que nos regresara la llamada.