•  |
  •  |
  • END

WIWILÍ, JINOTEGA

Pulpa de café, heces de ganado, insectos muertos y falta de limpieza en los filtros, son los principales contaminantes de las aguas que toman los habitantes de Wiwilí, donde además no hay buen control de la cloración y no hay distribución homogénea para que llegue a todos los hogares. Así lo dio a conocer el ingeniero Hamín Uriel Barahona, de la Asociación para el Desarrollo Municipal de Wiwilí, quien señaló que el Ministerio de Salud ha realizado monitoreo, asegurando de manera general, que el agua no es apta para el consumo humano, y con esos datos están trabajando para que se haga un estudio y tomar medidas concretas, aseguró.

El dirigente dijo que la alcaldía se debe poner al frente de esta situación para buscar una solución al problema porque la gente necesita el agua, pero de calidad.

Filtros sucios

La falta de limpieza de los cuatro filtros que purifican el agua que toman los habitantes de Wiwilí, tienen un costo de 30 mil córdobas cada uno, y se necesita limpiarlos cada seis meses, pero a veces se llevan más de un año sin hacerlo, lo que agudiza más el riesgo de que la población siga tomando agua contaminada.

Agua cada 8 días

Para los que habitan en Wiwilí-Nueva Segovia, la situación es peor, ya que reciben el vital líquido cada ocho días debido a que la fuente de agua sólo produce 500 galones por minuto, y la población necesita 600 galones, lo que los obliga a ir a lavar al río Coco, que también tiene su curso muy bajo, por lo que de nada sirve mejorar las instalaciones de un servicio de agua potable si no hay agua, concluyó Barahona.

El alcalde de Wiwilí, profesor Celso Amador, al ser consultado sobre el agua contaminada que está consumiendo la población, dijo que están trabajando para buscar una solución al problema, ya que la misma población ha presentado alternativas para mejorar el sistema de agua potable, contando con la colaboración de organismos que trabajan por la no contaminación.

Aseguró que este año han destinado un millón de córdobas para la limpieza de los filtros, con el fin de mejorar la red de distribución y la reforestación de las cuencas, pero, además, van a mejorar la cloración del agua y a brindar mejores condiciones para que se consuma sin ningún riesgo, finalizó.