•  |
  •  |
  • END

RIVAS

Cinco no videntes de Rivas, que eran parte del segmento de población analfabeta del país, se convirtieron en nuevos letrados al aprovechar un curso de enseñanza con el sistema Braile, el cual fue impartido por dos facilitadotes, entre ellos un no vidente de la Isla de Ometepe, quien durante varias semanas hizo el esfuerzo de trasladarse de Ometepe a Rivas.

Una de las beneficiadas fue la joven Glendy Salgado Ruiz, de 16 años, quien habita en la comarca Palos Negros, y la cual nunca se imaginó que un día aprendería a leer y a escribir. Sin embargo, luego de 16 semanas, Salgado Ruiz recibió un certificado que la acredita como una persona no vidente que tiene la capacidad de leer y escribir. A ella se sumaron el adolescente José Manuel Delgado Pérez, de 14 años; Leónidas Alberto López, de 23; Luz Marina Montiel, de 45, y Jaime Martín Pérez, de 52 años, quien colaboró con su compañeros al prestar un vehículo para que los transportara de sus casas al local donde recibieron el curso.

Con punzones y regletas

El facilitador no vidente, con cuyo apoyo se logró la alfabetización de estas cinco personas, fue Francisco Antonio Hernández, de 24 años, y el método que utilizó fue que los iletrados trabajaban con punzones y regletas para escribir, y con el tacto de sus dedos leían.

De acuerdo con Bismark Montiel, este programa es parte del proyecto de alfabetización “Yo sí puedo”, donde trabaja como estadígrafo, pero detalló que en este caso el formato de enseñanza va destinado a los no videntes, y aseguró que éste es el primer caso en todo el país en el que se logró alfabetizar a personas con problemas de visión.

Al final, Montiel detalló que calculan que en todo el departamento existen al menos 20 no videntes analfabetas, por lo que trabajan en coordinación con la organización de ciegos “Marisela Toledo”, para agrupar a varios iletrados y brindarles un curso de enseñanza similar.