Nery García
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las autoridades del Instituto Nicaragüense de Energía, INE, publicaron hoy los precios mínimos, promedio y máximos que ayer mostraron en sus pizarras las 76 gasolineras capitalinas, y las cifras detallan que el precio promedio de los combustibles subió un 3.31 por ciento en comparación con la semana anterior.

El INE confirmó así el alza publicada por EL NUEVO DIARIO ayer al precisar que el litro de gasolina súper se cotiza en Managua, en promedio a 19 córdobas con 48 centavos, es decir, 66 centavos más que la semana pasada. Este combustible se puede comprar más barato en la Shell Colusa Central a 18 córdobas con 61 centavos, y más caro a 19 córdobas con 83 centavos en la Shell Los Robles.

El litro de la gasolina regular subió 50 centavos de córdoba, y ahora se oferta a 18 córdobas con 96 centavos. El combustible se vende más barato en las Shell Nejapa y Siete Sur a 18 córdobas con 10 centavos, y más caro, a 19 córdobas con 57 centavos en la Shell Los Robles.

Diesel y kerosén
El diesel aumentó 68 centavos de córdoba por litro, pues según el INE ahora se cotiza en promedio a 15 córdobas con 39 centavos. Ese combustible se despacha más barato en la Petronic Cooperativa Unitarios a 14 córdobas con 20 centavos el litro, y está un córdoba con 78 centavos más caro en la Shell Armol, a 15 córdobas con 98 centavos por litro.

El alza también afectó al kerosén que por litro aumentó 39 centavos de córdoba, y de acuerdo al INE, ayer se vendía a un promedio de 16 córdobas con 54 centavos, aunque se puede comprar más barato, a 15 córdobas con 45 centavos por litro en la Esso Altagracia; y más caro, a 17 córdobas con 17 centavos por litro en la Texaco La Subasta.

Ante esas constantes alzas, dirigentes de organizaciones de consumidores y economistas independientes han demandando a los diputados ante la Asamblea Nacional que creen un método que permita regular el costo de los derivados del petróleo en la cadena del suministro, para así evitar el aprovechamiento de las petroleras y que el consumidor final tenga acceso a un mejor precio, siempre dentro de la lógica del libre mercado.