•  |
  •  |
  • END

Don Carlos Herrera Rivas, de 71 años, lleva varios años reclamando al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, una pensión por invalidez, además de solicitar el reconocimiento de pensión por vejez proporcional a sus semanas cotizadas en consideración a su edad y estado de salud.

Herrera sufre de incapacidad, pues padece de osteoporosis degenerativa e hipertensión, según se explica en su epicrisis médico.

Su número de asegurado es el 27186-8, y comentó que desde 1996 ha venido gestionado el derecho a una pensión por invalidez, basándose en su historial que registra un total de 430 semanas cotizadas.

Aseguró que el INSS le niega ese derecho basándose en los artículos 44 y 55 del Reglamento General de la Ley de Seguridad Social. Sin embargo, argumentó que el artículo 183 de la Constitución Política lo respalda en su derecho.

En una comunicación escrita de la Dirección General de Prestaciones Económicas del INSS, firmada por la directora de esa división, Claudina Valverde Mora, se le informa a este señor que conforme la base de datos se registra que sólo tiene 430 semanas cotizadas.

“Revisando su historial laboral, lamentablemente se constató que no reúne las 150 semanas, ni las 750 semanas durante el periodo de 1958 al mes de agosto de 1977, para acceder a la pensión solicitada”, reza el documento.

No desistiré, dijo don Carlos Herrera Vargas, ya que al menos a una pensión de gracia tengo derecho, como la reciben muchas personas que nunca cotizaron al INSS.

Recordó que en la administración de la licenciada Edda Callejas, el Seguro le proporcionaba los bastones ortopédicos, botas ortopédicas y anteojos en ayuda social, que le son de suma necesidad para auxiliarse y poder valerse por su propio medio.

Herrera dijo que cualquier respuesta de la institución se puede dirigir a la vivienda ubicada del Edifico “Armando Guido” una cuadra abajo y 20 varas al lago. También dejó a disposición el teléfono 2248- 3694.