•  |
  •  |
  • END

ALBA de Nicaragua S.A. (Albanisa) es una firma privada que genera competencia desleal en la industria eléctrica, pues utiliza recursos del Estado para operar, y, entre sus activos, oculta una donación oficial de 30 millones de dólares que el Ministerio de Energía y Minas (MEM) debe aclarar a lo inmediato, pues esta empresa se dispone a recibir en los próximos 15 años más de 500 millones de dólares de los nicaragüenses.

Esas fueron las principales conclusiones de los diputados del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, y de la Bancada Democrática, al salir de un encuentro que sostuvieron ayer por separado con el titular del INE, David Castillo Sánchez, quien les explicó en detalle por qué el ente regulador aprobó el contrato suscrito entre Unión Fenosa y Albanisa para la compra venta de energía.

Castillo Sánchez les detalló que Albanisa técnicamente está compuesta por tres planteles: “Hugo Chávez”, “Che Guevara” y la tercera división. Estas dos últimas se espera que aporten un total de 231 megavatios utilizando el bunker o Fuel Oil como combustible, mientras la primera ya entrega 60 utilizando diesel. Son 291 megavatios instalados en total.

¿Otra “donación Taiwan”?

La “tercera división” despertó la curiosidad de los legisladores, pues hasta ahora sólo se le conoce como “donación Taiwan”, pues son los 30 millones de dólares que entregó el Gobierno de ese país para instalar un plantel que nadie ha visto.

Los diputados prometieron investigar dónde está ubicada cada planta, a quién pertenece el terreno, y cómo se administra y se le brinda mantenimiento a las máquinas, pues suponen que lo asume la estatal Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL).

El titular del INE aclaró que las plantas “Che Guevara” deben estar produciendo 200 megavatios en enero de 2010, según la promesa de los ejecutivos de Albanisa, y esa producción equivale a 200 mil kilovatios instalados en total, los únicos que recibirán “un bono, un premio de la industria eléctrica por estar instalados y a disposición de generar energía para Nicaragua en cualquier momento en los próximos 15 años”, según explicó Castillo.

Danza de millones

Por cada uno de estos kilovatios Albanisa recibirá cada mes 14.0352 dólares en concepto de este “premio”, denominado técnicamente “cargo por potencia”, un dinero que nada tiene que ver con la venta de la energía que producirán las plantas, otro negocio donde la empresa también suma ganancias.

Se trata de una ganancia bruta de 505 millones 267 mil 200 dólares en los 15 años que dura el contrato. Es decir, una ganancia neta de 272 millones 867 mil 200 dólares, al restar los 232 millones 400 mil dólares que invirtió Albanisa para instalar este plantel, sin incluir lo que recibirá esta firma en concepto de venta de energía.

De las plantas “Hugo Chávez” hubo muy pocas preguntas de los legisladores, quienes quedaron claros de que están instaladas en predios de ENEL y de la estatal Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel), y que producen hasta 60 megavatios.

El diputado Víctor Hugo Tinoco señaló que el titular del MEM, Emilio Rappaccioli, debe explicar cómo pasaron estas plantas a ser privadas cuando fueron instaladas con esfuerzo estatal. “Además, debe aclarar todo lo de la donación Taiwan”, precisó.

Tinoco considera que hay una nebulosa en esa transacción que se presta a un caso de corrupción que degeneraría en un posible aumento de la tarifa. “El problema no es sólo la cooperación venezolana, pues ahora Albanisa está manejando también la donación de Taiwan”, señaló Tinoco.

¿Dónde están?

De la “donación Taiwan” o “tercera división” de Albanisa, hubo muchas preguntas, pues nadie sabe dónde están instaladas pero deberían producir hasta 31 megavatios a base de bunker. Todos coincidieron en que el MEM debe brindar una explicación a lo inmediato.

Y es que las autoridades del Ministerio de Energía y Minas (MEM) están dispuestas a guardar silencio en este caso a cualquier costo, incluso violando la Ley de Acceso a la Información Pública, pues EL NUEVO DIARIO les presentó una solicitud a estos funcionarios y a los del INE buscando información al respecto, y sólo el ente regulador respondió ayer en el último día que permite el marco legal.