•  |
  •  |
  • END

La entrada de la sociedad Alba de Nicaragua S.A. (Albanisa) al mercado formal de la energía eléctrica, ocasionó una renegociación de los demás convenios que tenía suscrito Unión Fenosa con las empresas generadoras.

Jorge Katín, Gerente de Comunicación de Fenosa, reveló que esta renegociación con las empresas privadas apenas empieza, y aunque prometió que hasta se podría bajar lo que ahora se les paga en concepto de potencia, no dijo lo mismo en el caso del precio de la energía eléctrica, un punto donde prefirió guardar silencio.

“Se está negociando con otras empresas del sector privado para una rebaja sustancial del costo de la potencia. Esperamos que sea una renegociación bastante significativa que impactaría favorablemente en la tarifa de los consumidores”, dijo Katín.

El sistema

Los cargos por potencia instalada son obligaciones de pago que adquiere Fenosa al suscribir contratos de compra venta de energía conocidos como PPA (Power Purchase Agreement), un dinero que es cobrado por las generadoras para recuperar la inversión de instalar cada una de sus plantas en nuestro país.

Mediante estos convenios, Fenosa por un lado debe pagar este cargo fijo y mensual en la compra de grandes cantidades de energía, de acuerdo a la capacidad instalada que tiene cada empresa proveedora del suministro. Aparte, les paga el precio real de la energía que le suministran cada hora, algo que la firma española luego lo distribuye y cobra a sus clientes.

Precios por vencimientos

Según los registros del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), a los ejecutivos de Albanisa ahora se les paga 14.0352 dólares mensuales por cada kilowatt que tienen instalado en sus planteles, en concepto de cargos por potencia. Su contrato se acaba de firmar y vence en el año 2024.

A la Corporación Eléctrica Nicaragüense, S.A. (Censa) se le paga hasta 36 dólares por cada kilowatts instalado, aunque hace pocos meses fueron sujetos de una sanción por la cual ahora sólo reciben la mitad. Ese dinero se les paga desde su instalación y su contrato vence hasta en 2014, pero es uno de los que se espera renegociar.

A la generadora Tipitapa Power Company también se le vence el contrato en 2014, pero desde hace 10 años se le entrega 19 dólares por cada kilowatt que tiene instalado.

El contrato de la Empresa Energética Corinto vence hasta en 2015 pero es otro que se pretende renegociar. Esta firma sigue recibiendo 21 dólares con 58 centavos por cada kilowatts instalado.

Todos estos cobros fijos de las empresas generadoras son transferidos por Disnorte y Dissur a los usuarios del servicio eléctrico vía tarifa, conforme los ajustes que autoriza el INE, ya sea por variaciones en el precio real de la energía o los cargos fijos que tienen negociados las generadoras.

César Zamora, representante de la Empresa Energética Corinto y Tipitapa Power Company, confirmó que están buscando renegociar los contratos pero “se trata de reuniones preliminares”. Adelantó que en los próximos días sostendrán reuniones con las autoridades del INE y del Ministerio de Energía y Minas, MEM, para escuchar sus ofertas exactas.

Y es que según declaraciones brindadas este jueves en la Asamblea Nacional por el titular del MEM, Emilio Rappaccioli, la EEC en 2014 habrá recuperado unos 200 millones de dólares por 50 megavatios que tienen instalados.

Zamora negó los cálculos de Rappaccioli, e indicó que la cifra que dio el ministro es exagerada. Enfatizó en que están anuentes a sentarse a negociar. “Ahorita no es tiempo de decir no a nada, la situación es difícil para todos, es cuestión de sentarnos”, comentó el empresario.

La tajada de Albanisa

En un promedio mensual, los usuarios del servicio eléctrico pagan vía tarifa 35 millones 47 mil 679 dólares con 71 centavos en concepto de cargos por potencia, pero ahora esa cifra aumentará a casi 40 millones de dólares, pues el grupo privado Albanisa recibirá más de 2 millones de dólares mensuales para recuperar su inversión a partir de octubre.