•   Puerto Cabezas  |
  •  |
  •  |
  • END

Kelvin Blandford y Daysha Rodríguez son dos niños de cuatro años, originarios de la desembocadura del río Prinzapolka, lugar donde nacieron y se han criado hasta hoy. La falta de acceso a los servicios de salud, ligada a la pobreza extrema, no han permitido que sus madres solteras puedan trasladarlos a Managua para poder ser valorados por médicos especialistas.

Ambos niños tienen parálisis cerebral infantil, y en el caso de la niña, también padece de pie equino, lo que le dificulta poder caminar.

Según manifestaron las madres, Sandra Cristóbal y Blanca Rodríguez, fueron llevadas de su comunidad a Puerto Cabezas e internadas en la Casa Materna, donde han permanecido por más de dos semanas, con la promesa de que las iban a trasladar al Hospital “La Mascota”, de Managua, sin embargo, todo parece indicar que no se logró encontrar la ayuda necesaria para el traslado.

Les han dicho que es muy probable que las regresen a su comunidad, en Prinzapolka, ubicada en el litoral sur de Puerto Cabezas, casi entre los límites entre la RAAN y la RAAS.

Las madres, preocupadas por el estado de sus criaturas y ante la necesidad urgente que tienen de ser valoradas por un especialista, han pedido al gobierno, organismos caritativos y personas de buen corazón, que les ayuden para poder trasladarse de Puerto Cabezas a Managua y recibir una atención especializada.

Juan Pablo Gutiérrez, poblador de Bilwi, criticó a las llamadas organizaciones “sin fines de lucro”, que colectan grandes cantidades de dinero en los teletones en nombre de estos niños, pero que sólo brindan beneficio a infantes de la región del Pacífico.

Las madres pidieron que cualquier ayuda para estos niños se haga llegar a la redacción de EL NUEVO DIARIO o a la casa Materna de Puerto Cabezas, donde están alojadas.