•  |
  •  |
  • END

Los directivos del Ministerio de Energía y Minas, MEM, deslindaron responsabilidades por el daño que pueda ocasionarse en las plantas de generación eléctrica “Che Guevara”, y sus repercusiones, al justificar que se trata de una inversión privada que pertenece a la empresa ALBA de Nicaragua S.A.

“Si ellos (Albanisa) tienen problemas, hay unos planes de mantenimiento obligados que tienen que hacer como cualquier planta del mundo.

No estoy metida en el problema que pueda existir, pero han estado generando (las plantas Che Guevara) desde que empezaron y han estado supliendo la generación necesaria”, dijo Lorena Lanza, segunda titular del MEM, al consultarle si esa cartera conocía sobre las anomalías en la operación de esos electrógenos, ubicados en Masaya.

“Eso es problema de las personas que la operan”, insistió Lanzas, y dijo desconocer al ingeniero Francisco Javier Berríos Noguera, quien se desempañaba como jefe de laboratorios de las plantas “Che Guevara II”, y que fue despedido por denunciar que hubo anomalías por omisión y negligencia en el cuido de algunas de esas plantas, lo que podría poner en riesgo la garantía de fábrica y afectar la generación de energía en el país.

Las declaraciones las dio Lanzas en la inauguración del taller regional “Oportunidades de Negocios para la Energía Solar en Centroamérica”, cuya actividad tendrá una jornada de tres días en el Hotel Barceló de Managua, y tiene como objetivo exponer y analizar las experiencias y barreras que limitan la implementación de la energía solar en el istmo.

En la actividad participan funcionarios y representantes del MEM, de la cooperación internacional, diputados de la región centroamericana, y miembros del Centro de Producción más Limpia, entre otros invitados.