•  |
  •  |
  • END

Salvador Mansell, Presidente de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica, Enatrel, dejó burlados a los habitantes de la comunidad San Pedro de Ticuantepe.

No asistió a una reunión que él mismo programó para dar respuesta a una protesta que hubo el martes frente a esta firma estatal, para evitar la instalación de torres de alta tensión en esa zona.

Este martes los vecinos de la comunidad protestaron frente a las instalaciones de Enatrel, en Managua, para evitar la instalación de una torre de transmisión eléctrica en ese lugar, pues temen efectos adversos a la salud, debido a que esas estructuras serán instaladas a menos de diez metros de las casas, además de los daños al medio ambiente.

Ese día, los reclamantes fueron recibidos por Mansell, quien se comprometió a llegar a la comunidad este viernes a las dos de la tarde, para discutir “a fondo” los alcances del proyecto y así llegar a un acuerdo, según comentaron Santos Castro y María Isabel López, líderes de San Pedro, quienes se entrevistaron con el funcionario.

A criterio del consultor independiente y máster en Ciencias Ambientales, Kamilo Lara, la instalación de torres de transmisión eléctrica en la comunidad de San Pedro pone en peligro la vida de los pobladores de ese sector, debido a que el terreno en donde Enatrel pretende instalarlas podría colapsar, ya que estarían cerca de varias casas y a la orilla de un cauce natural erosionado.

“Se trata de un riesgo inminente el deslizamiento del cauce, debido a la vulnerabilidad de los suelos”, dijo Lara, quien sugirió a las autoridades de la comuna ticuantepeña y de Enatrel llegar a acuerdos con los pobladores.

EL NUEVO DIARIO visitó esa comunidad y entrevistó a varios vecinos de San Pedro, quienes aprovecharon para demandar a Enatrel que ubique esas estructuras en otros lugares en donde no sean perjudicados, además de invocar el derecho a un ambiente sano y seguro, como lo establece la Constitución Política de Nicaragua.

“Nosotros no nos oponemos al progreso, pero tampoco podemos permitir que vengan a dañar nuestra tranquilidad”, refirió María del Carmen Milán Pérez, quien junto a su vecina, Gioconda García, recordó que ni el alcalde de Ticuantepe, Gustavo Cortés, ni las autoridades del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales, Marena, han mostrado interés en hacer las consultas respectivas.

Lara también indicó que las torres de alta tensión estarían prácticamente encima de varias familias, y aunque los estudios de la Organización Mundial de la Salud, OMS, dicen que no se ha comprobado daños a la salud por el electromagnetismo que se desprende de las estructuras eléctricas, todavía no existe un informe conclusivo de parte de los expertos en salud.

Lara sugiere dos opciones para solucionar el problema: la primera es que la instalación de las torres se hiciera en otro lugar cercano que no perjudique la tranquilidad de las personas, y la otra opción es que los pobladores y los funcionarios de gobierno acordaran ser cambiados del lugar de donde viven a otro, siempre y cuando el acuerdo sea justo.

Hazel Gutiérrez, divulgadora de Enatrel, justificó el incumplimiento de Mansell con los pobladores, pues dijo que se les avisó a las autoridades de la comuna de Ticuantepe para que informaran a los habitantes.

Sin embargo, César Castro, líder de la comunidad, negó que hayan sido avisados de la suspensión de la reunión, e indicó que 279 personas han firmado en contra de que esas torres sean instaladas cerca de sus hogares, además de estar dispuestas a defender su tranquilidad.