• |
  • |
  • END

Un total de cuatro mil 139 familias de las zonas rurales del país cuentan con un servicio de energía eléctrica barato y eficiente, según funcionarios del Ministerio de Energía y Minas, MEM, quienes aseguran que desde hace cinco años estas personas aprovechan la instalación de Pequeñas Centrales Hidroeléctricas (PCH) y micro turbinas como medios de generación.

Ese dato lo revelaron Javier Gutiérrez e Iván Ortega. El primero es director ejecutivo del Fondo para el Desarrollo de la Industria Eléctrica Nacional, Fodien, una institución adscrita al MEM. El otro es coordinador de los proyectos de PCH. Ellos explicaron que desde hace cinco años se les viene instalando esos sistemas a estas familias, además de siete centrales hidroeléctricas y 20 microcentrales.

Según estadísticas del MEM, sólo con la operación de las siete centrales hidroeléctricas se está beneficiando a tres mil 717 familias de Río Blanco, Waslala, Cua, Santo Tomás y El Rama. Otras 422 familias son beneficiadas con la instalación de micro turbinas hidroeléctricas en comunidades rurales de Jinotega, Matagalpa, Boaco y la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN.

El director del Fodien explicó que en dicho proyecto se invirtió unos 15 millones de dólares, monto que incluye otra central hidroeléctrica que todavía está construcción en Wiwilí, donde se pretende instalar una potencia de 1.48 megavatios para beneficiar a unas 2 mil 800 familias de ese lugar.

Agregó que más del 75 por ciento de esa inversión la conforman donaciones de la comunidad internacional al gobierno, entre ellas, la Cooperación Suiza (Cosude) y el Fondo Mundial del Medio Ambiente administrado por el Banco Mundial.

Ortega expuso que en una segunda fase se pretende construir unos 10 proyectos hidroeléctricos más para beneficiar a otras comunidades rurales al instalar una potencia total de 2.7 megavatios. La inversión prevista en este caso es de unos 25 millones de dólares, que serán financiados por Cosude, Fondo Mundial del Medio Ambiente y una contraparte del gobierno.

El MEM estima que para 2010 unas 7 mil 708 familias serán beneficiadas al concluir la primera fase, y existirá una potencia instalada de 4.77 megavatios a través de las PCH y las microturbinas que se están construyendo en Boaco, Jinotega, Matagalpa y la RAAN.

Según el director del Fodien, con la operación de estas pequeñas plantas hidroeléctricas el costo de la energía en esas comunidades se abarató y ya no se dan los racionamientos de energía que se registraban cuando utilizaban plantas de generación a base de diesel.

Según Gutiérrez, el costo de cada kilovatio antes oscilaba entre 25 y 30 centavos de dólar con las plantas diesel, y ahora con estas pequeñas plantas hidroeléctricas se redujo, y oscila entre 15 y 17 centavos. Se trata de un 40 por ciento menos.

Aclaró que esas plantas son administradas por personas de la misma comunidad en donde operan, quienes han sido entrenadas por técnicos del MEM para que se encarguen de la generación, transmisión y distribución de la electricidad a los hogares de las familias beneficiadas. Se estima que la vida útil de esa infraestructura es de unos 25 años.