•  |
  •  |
  • END

El diputado Maximino Rodríguez, Presidente de la Comisión de Paz, Defensa, Gobernación y Derechos Humanos, aseguró que se necesita una política de Estado, no sólo para proteger a los migrantes nicaragüenses, sino también para evitar que nuestros conciudadanos tengan que salir del país en busca de mejores oportunidades.

El legislador hizo este señalamiento durante el Primer Taller del Parlamento Centroamericano sobre Migración en la Región Centroamericana, donde participaron, además de representantes del Parlacen, diputados ante la Asamblea Nacional, miembros del Ministerio de Gobernación y de organizaciones de derechos humanos, bajo el impulso del Fondo de Población y Desarrollo de Naciones Unidas, Unfpa.

“Nicaragua carece de políticas públicas, no sólo en materia de migración, sino también en otras materias. Se necesitan que éstas sean parte de una agenda pública como nación, no coyunturales o que respondan a líneas políticas partidarias, sino que debe montarse un programa de nación”, dijo el diputado.

Rodríguez comentó que están trabajando en una propuesta de ley sobre migración, que ayudará a los nicaragüenses en el exterior, sin embargo, aún falta ajustar aspectos como la repatriación de nuestros conciudadanos. Tampoco se habla de la protección de menores de edad que son llevados por sus padres a otros países y son detenidos.

Por su parte, el diputado Agustín Jarquín Anaya, Presidente de la Comisión de Población Desarrollo y Municipios, comentó que hay diversas causas por las cuales los nicaragüenses van al exterior, entre las principales, la búsqueda de mejores oportunidades de empleo y desarrollo.

“El problema es que en diversos países este fenómeno de población se está criminalizando, y tratan a los migrantes igual que a delincuentes, por lo cual es necesario ayudar a nuestros ciudadanos en el exterior.

Por eso la necesidad de una legislación que tenga en cuenta esto, aunque es necesario que podamos homologar estas leyes a nivel regional, para ser más humanos en el trato a las personas migrantes”, dijo el diputado.

La señora Junko Sazaki, representante de Unfpa en Nicaragua, expresó que la migración es un tema permanente en la agenda pública centroamericana, sin embargo, sólo algunos países de la región cuentan con normas y medidas de políticas públicas adecuadas para atender la migración y garantizar los derechos humanos de las personas migrantes.

País de saldo migratorio negativo

“En el caso de Nicaragua, es un país de saldo migratorio negativo, o sea mayor emigración que inmigración. Esta tendencia se ha intensificado en los últimos años, y continuará caracterizándose por ser más masculina que femenina en determinados quinquenios, y con mayor emigración de jóvenes en edad de trabajar.

La intensidad con que migran los nicaragüenses es alta. Se estima que en el quinquenio 2005-2010 será de -7.10 por mil.

Recomendó promover una agenda legislativa y leyes que garanticen el mejoramiento de la condición política, social, económica y de salud de la población, incluyendo la atención a los migrantes.

También que se impulsen acciones que reduzcan la pobreza, que garanticen un estado general de bienestar en las personas, a través de la planificación estratégica y la formulación de leyes que presten atención a los cambios demográficos en el país.

Indicó que estimaciones recientes del Instituto Nacional de Información de Desarrollo subrayan que alrededor de 40 mil personas como promedio salen anualmente del país. Además, según el censo de población 2005, el 30 por ciento de los migrantes nacionales son menores de 20 años.

El Parlacén, conjuntamente con el Unfpa, desarrolla un acuerdo de cooperación en la materia, cuyo primer punto establece llevar a cabo un taller sobre migración para contribuir a elaborar las competencias e instrumentos dentro del organismo regional, para atender la migración.