Amparo Aguilera
  •  |
  •  |
  • END

El dengue es un asunto de sumo cuidado y hay que prestarle atención. Según el Ministerio de Salud, Minsa, el dengue clásico se presenta con síntomas como dolor en la cuenca de los ojos, y dolor en los músculos y en las articulaciones, además de aparición brusca de calentura, náuseas y vómitos.

El caso del dengue hemorrágico es más complicado, pues se suman otros síntomas como fuertes dolores de estómago, sangrado de nariz o encías, dificultades para respirar, vómitos frecuentes con o sin sangre, “morados” y puntos rojos en la piel.

En los infantes, la fiebre tiende a bajar entre el tercero y el quinto día, y en este caso las autoridades aconsejan a los padres de familia no descuidarse y prestar atención pues esa etapa es la fase crítica de la enfermedad. Al niño o a la niña, le puede provocar vómitos o dolor de abdomen en esta etapa, enfriamiento de las manos y los pies. La recomendación es llevarlo rápido al hospital o centro de salud más cercano.

El Minsa recuerda que están circulando cuatro tipos de dengue a nivel nacional, entre los cuales prevalece el serotipo tres, que afecta más al segmento infantil. En ese contexto, pide a la población eliminar recipientes que puedan acumular agua y servir como criaderos del mosquito transmisor de la enfermedad, como: botellas, latas, tapas de gaseosas, llantas, cajas de baterías y cáscaras de huevo. Asimismo, recomienda mantener limpios los techos, patios, jardines y entornos de las casas.

Además, sugiere cepillar semanalmente las pilas y barriles si es que no tienen abate. Mantener boca abajo todos los recipientes que no estén en uso, y tapar bien los que almacenan agua limpia.

Las autoridades de salud hacen un llamado para que las familias presten todas las facilidades a sus brigadistas, los voluntarios, los oficiales de la Policía Nacional y soldados del Ejército de Nicaragua que desarrollan acciones contra el dengue y otras enfermedades.