•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las autoridades de Nicaragua y Costa Rica se declararon hoy en alerta, ante la amenaza de la tormenta tropical 'Ida', que se espera cause lluvias fuertes con riesgos de inundación y deslizamientos en ambos países. El fenómeno climático, que ascendió de depresión tropical a tormenta tropical esta tarde, se encuentra en el Caribe unos 120 km al sureste del puerto nicaraguense de Bluefields.

La meteoróloga Salvadora Sandoval afirmó que 'Ida', con vientos de 95 km por hora se desplaza muy lentamente (9 km/h) y se espera que ingrese a territorio continental la madrugada de mañana. "La proyección es que el sistema lluvioso ingrese al territorio en la madrugada del jueves y aunque es díficil predecir su evolución, es poco probable que alcance categoría de huracán porque está muy próximo a tierra", estimó Sandoval. La funcionaria recomendó a la población estar vigilante y alejarse de las zonas que puedan representar amenaza de inundaciones o peligro de desborde de ríos.

Alerta amarilla en la RAAS
Ante la llegada de 'Ida', el Comité de Emergencia Regional de la Región Autónoma del Atlántico Sur, RAAS, decretó alerta amarilla en Laguna de Perlas, Desembocadura de Río Grande y Corn Island, mientras que en Bluefields se declaró alerta verde.

Jimmy Henríquez, delegado de Gobernación en la RAAS, exhortó a la población de los municipios afectados que tomen precauciones por iniciativa propia ya que no había podido comunicarse con algunos alcaldes. Como medidas preventivas han sido suspendidas las clases en toda la región, al igual que la navegación marítima al sur y al norte de Bluefields.

El divulgador del Gobierno Regional de la RAAS, Jerry Hodgson López, explicó que en caso de producirse inundaciones se tendrían que evacuar a unas 376 familias que residen en la zona costera de Laguna de Perlas y en la cuenca del Río Wawashang, así como a otras 568 en la desembocadura de Río Grande que suman un total de 4 mil 720 personas.

Costa Rica moviliza personal de socorro
Por su parte, la Comisión Nacional de Emergencias de Costa Rica, CNE, elevó de verde a amarilla la alerta que mantenía desde ayer, lo que significa la movilización de equipos y personal de socorro a las zonas consideradas de mayor peligro. La medida afecta poblaciones de ambas costas (Pacífico y Caribe), así como la región norte del país, donde se esperan intensas lluvias, posibles inundaciones y deslizamientos de tierra.

Las autoridades costarricenses están informando a las poblaciones y recomendando a los pescadores y usuarios de embarcaciones que se mantengan en tierra, ante la posibilidad de que se produzcan fuertes olejes. "Todos los Comités Locales de Emergencia y las instituciones de primera respuesta están activando sus mecanismos y asegurándose de contar con los recursos necesarios para cualquier situación de emergencia", precisó la institución en un comunicado.