•   Jinotega  |
  •  |
  •  |
  • END

Un hombre cavaba un pozo que utilizaría para riego, cuando encontró una osamenta humana, varias vasijas de barro y una piedra de moler, que aparentan ser precolombinas, según informó la Policía Nacional en Jinotega.

Alrededor de las 8 y 15 minutos de la mañana de este jueves, 5 de noviembre, el jefe de la Policía del municipio de San Rafael del Norte, capitán Alejandro Rivera, se enteró del hallazgo de la osamenta humana. Ésta se encontraba a unos dos metros de profundidad de la excavación que se hacía en la finca Nacascolo, en la comunidad Namanjí, del municipio de San Rafael del Norte. La propiedad pertenece al señor Abraham Úbeda Aráuz.

Agentes de la Policía del San Rafael del Norte se dieron a la tarea de investigar, y mencionaron que con base en las investigaciones recabadas, la osamenta corresponde a una persona no identificada.

La subinspectora Lilliam Chavarría, de la Secretaría Técnica de la Policía de Jinotega, informó que quien realizaba la excavación era el señor David Enrique Cruz Parada, trabajador de la finca, quien se extrañó al encontrarse los restos humanos y a la par una piedra de moler y otros instrumentos de barro, los cuales eran utilizados por nuestros antepasados.

Según Chavarría, el jefe de Auxilio Judicial mandó el equipo de la guardia operativa, y ya en el lugar, se observó que la osamenta es de vieja data, según el informe emitido por el médico forense, doctor Andrés Altamirano.

La Policía piensa que los restos son de una mujer, ya que según historiadores locales, los indígenas sepultaban a las mujeres con sus herramientas de trabajo, igual era para los hombres, por lo que se supone que era del sexo femenino.

Los restos, las vasijas de barro y la piedra de moler serán enviados a Managua para ser examinados en el Instituto de Medicina Legal, para que los forenses emitan su opinión.