•   MACUELIZO, NUEVA SEGOVIA  |
  •  |
  •  |
  • END

Representantes y promotoras de los derechos humanos de la mujer y de la niñez realizaron en este municipio, el último martes, un foro en el cual analizaron las causas de la violencia intrafamiliar, la administración de la justicia y acciones para demandar la culpabilidad de los autores de crímenes y de delitos sexuales.

Los organismos patrocinadores del evento “La violencia contra las mujeres es un delito, y hay que acabar con la impunidad”, fueron la Red de Mujeres Contra la Violencia, Mujeres Oyanka de Jalapa, Red de Mujeres de Condega, Itza Somoto, Red de Jóvenes de Matagalpa y Fundación para el Desarrollo de la Mujer y Niñez (Fundemuni) de Ocotal.

Elyin Morales, de Mujeres Oyanka de Jalapa, dijo que es un esfuerzo conjunto de diferentes organizaciones que combaten la violencia y que se ha realizado en Macuelizo, considerando el reciente asesinato de la estudiante Delia Marbeli Maradiaga Aguilera, de 16 años, ocurrido el 5 de noviembre pasado.

Las expositoras recordaron los 4 casos de asesinatos de mujeres en lo que ha transcurrido de 2009, y demandaron a las instancias de justicia no permitir la impunidad. Igual, una representación de niños y niñas de la Escuela María Auxiliadora de Ocotal, repudiaron el uso de la violencia, vandalismo, abuso y muerte en contra de sus coetáneas y mujeres.

Violaciones y embarazo de menores
La subcomisionada Carmen Rocha, jefa de la Comisaría de la Mujer, reconoció la numerosa asistencia de féminas, y les pidió a seguir unidas para combatir la violencia y demandar justicia.

Puso a reflexión los 415 casos de violencia contra la mujer, denunciados ante la Policía, de los cuales en Nueva Segovia, cuatro son de muertes violentas, 32 delitos sexuales en los que se incluyen 10 niñas de 12 años embarazadas. “Ahorita me están llamando del municipio de Murra, porque hay dos niñas en estado de embarazo”, expresó, por lo que debía retirarse del evento.

Agregó que los padres de familia y la población deben estar alertas y no quedarse callados ante los casos de abuso sexual. “Denunciemos los casos ante las instancias (de justicia), y si no nos escuchan en esos lugares, peguemos cuatro gritos en el parque, tal vez así nos oyen”, manifestó con tono dramático.

Bertha Flores, de Fundemuni, expresó que de nada servía que Nicaragua tenga una de las mejores leyes de América Latina para castigar la violencia contra la mujer. “A diario vemos cómo los derechos humanos son relegados, son negociados entre cúpulas partidarias y religiosas, y vemos nosotras que los derechos de las mujeres deberían no ser negociados por nadie y en ningún momento”, señaló.

Indicó como factor de violencia contra las mujeres nicaragüenses la penalización del aborto terapéutico, el cual fue legalmente aplicado durante 130 años, “pero ahora, estamos condenadas a morir”. Señaló que de acuerdo con estudios, desde 2000 a 2008, las cifras anuales de asesinatos de mujeres han variado de 29 a 74. Aún no ha terminado 2009, y la cantidad de muertes ha llegado a 79.

Cero mediaciones en los procesos

Las mujeres reunidas también enfatizaron en la necesidad de no dar lugar al principio de oportunidad que establece el Código Procesal Penal, que siempre va en beneficio del victimario. Pero Martha Yelena Shion, Fiscal departamental, ratificó aquí el compromiso del Ministerio Público de no aplicar ese renglón de la ley.

“Es más, ha habido momentos en que el Fiscal ha actuado en contra de la voluntad de la víctima, porque entendemos y nos hemos sensibilizado en el ciclo de la violencia que experimenta la víctima”, explicó, con respecto a que la denunciante se arrepiente y busca el retiro de los cargos, por lo que es mejor el juicio para definir si hubo o no delito.

Shion detalló que de 79 casos de violencia contra mujeres, los juicios ha declarado culpables a cuatro hombres. El resto está pendiente de resolver y a otros se ha mandado a ampliar las investigaciones.

Como sello a esta jornada, la Red de Mujeres del Norte, y el Movimiento Autónomo de Mujeres, realizaron un plantón en la mañana del último miércoles contra la violencia intrafamiliar en el empalme de Yalagüina, sobre la vía Panamericana, donde llegaron delegaciones de Jinotega, Matagalpa, Madriz, Estelí y Nueva Segovia, para enfatizar que la violencia es un delito y problema de salud pública y de derechos humanos.