• |
  • |
  • END

En el Centro de Formación Permanente “Felipe y Mary Barreda” de la ciudad de Estelí reciben hoy su certificado de habilitación en diversas actividades productivas 560 mujeres de 24 municipios correspondientes a cuatro departamentos del país: Nueva Segovia, Madriz, Estelí y Managua.

Las mujeres, receptoras de bonos productivos del programa “Hambre Cero”, fueron capacitadas en seis encuentros técnicos y metodológicos a lo largo de doce meses por técnicos y promotores de los ministerios e instituciones del Sistema Público Agropecuario rural del Estado (SPAR) bajo la coordinación del Instituto Nacional Tecnológico (Inatec).

Un año de intenso trabajo

Conny Juárez, Subdirectora Ejecutiva del Inatec, y coordinadora de los programas de capacitación para los beneficiarios y beneficiarias de los programas “Hambre Cero y Usura Cero”, manifestó que si bien los encuentros de capacitaciones de estas 560 mujeres, que concluyen hoy, empezaron en noviembre de 2008, en cambio, durante todo 2007 se llevó a cabo un proceso de entrenamiento de unos 350 técnicos del SPAR, encargados de dirigir la formación e impartir los conocimientos a las mujeres bajo el método “aprender haciendo”.

A estos técnicos se sumaron especialistas del nivel central del Inatec –agregó la señora Juárez- lo mismo que profesores de los distintos centros agropecuarios de la institución y estudiantes de último año en las distintas carreras, los cuales prepararon sus monografías de grado trabajando hombro a hombro con las mujeres del área semi urbana y rural en sus actividades productivas cotidianas impulsadas por los créditos del programa “Hambre Cero”.

Todo lo que aprendieron

A razón de cuatro por núcleo familiar de cada mujer –señaló doña Conny- las capacitaciones llegaron realmente a 5 mil 600 personas que aprendieron entre otras cosas las técnicas del ordeño sano, el procesamiento de lácteos (quesos, cremas y quesillos), el procesamiento de frutas para la elaboración de jaleas, la castración de cerdos y otras actividades.

Asimismo las mujeres recibieron conocimientos sobre autoestima, prácticas de género, habilidades comunicativas e intercambio de experiencias entre el campo y la ciudad. “Durante el primer encuentro me quedaba muda y me temblaban las piernas. Ahora hasta pronuncio discursos”, exclamó una de las participantes.

Exposición de productos

Aprendieron además a valorar el papel que representan para garantizar la seguridad alimentaria del país, y para aportar al desarrollo de la economía nacional mediante sus actividades agropecuarias.

De este modo, durante la clausura de hoy en Estelí también habrá una exposición y venta de lácteos, dulcería, abono orgánico, alimentos balanceados para la nutrición animal y en fin, todo lo que aprendieron este año en capacitación por encuentro, concluyó la Subdirectora Ejecutiva del Inatec.

Colaboración