Tania Sirias
  • |
  • |

El promedio nacional de escolaridad se mueve entre tercero y séptimo grado, según grupos de población y territorios, afirmó el representante de Unesco en Nicaragua, Juan Bautista Arríen.

Señaló que la primaria es uno de los niveles educativos en los que se debe enfatizar, sobre todo porque en este momento debemos preparar al bono demográfico.

Anyoli Sanabria, oficial de educación de Unicef en Nicaragua, expresó que el crecimiento de la población representa una oportunidad para que nuestro país pueda cumplir los Objetivos del Milenio, consistentes en lograr la universalización de la educación primaria.

A esto se suma también el medio millón de niños que aún no están en la escuela, los que pronto empezarán a trabajar.

Sanabria insistió que este grupo excluido tiene derecho a la educación, por eso se deben crear estrategias para incorporarlo al sistema escolar.

“En este momento está decreciendo el universo de niños que tienen que ir a la escuela, es decir, que en los próximos años serán menos los que demandarán educación –primaria, en este caso--, por eso el país necesita organizar sus recursos, y focalizar donde esté la mayor necesidad”, dijo la oficial de Unicef.

13% no concluye primaria
Sanabria comentó que la universalización de la primaria es del 87%, es decir, que de cada cien niños, 13 no concluyen la primaria.

Afirmó que este sector es el difícil de captar, ya que muchos niños no ingresan a la escuela, o se retiran antes de concluir la primaria porque tienen que trabajar.

“Este trecho es el más difícil, pues son los niños que tienen más barreras, es el niño que vive en la comunidad donde no hay escuela, los que trabajan, a los que se les pasó la edad para ingresar al primer grado”, indicó Sanabria.

Señaló que el Mined no puede tener la misma estrategia para estos niños, sino que se deben aplicar medidas integrales, como modalidades itinerantes, escuelas radiofónicas, multigrados, o maestros que vayan de casa en casa, a fin de captar a este segmento.

63% en edad de trabajar
Una investigación realizada por el economista Adolfo Acevedo, muestra que los niños, adolescentes y jóvenes que en 1990 tenían entre 0 y 20 años, hoy constituyen el 63% de la población en edad de trabajar, y buena parte de ellos no han concluido la primaria.

“Como en los 90 no se invirtió lo requerido en educación, el 63% de la fuerza de trabajo potencial de la sociedad ingresó al mercado laboral con unos niveles de escolaridad bajísimos, y hoy se encuentra empleos precarios e informales”, puntualizó el especialista.

A modo de referencia, el economista explica que un operario de las zonas francas requiere un nivel de escolaridad de al menos nueve años, pero el 55.6% de la fuerza de trabajo nicaragüense muestra un nivel de escolaridad de 6 años, o menor.

Un dato preocupante, señala Acevedo, es que entre 2001 y 2005 el porcentaje de población en edad de trabajar --con educación secundaria completa-- crece un 1% cada año; a este ritmo, tomaría 23 años para que al menos el 50% de la población en edad de trabajar culmine la secundaria o más, es decir, el nivel de fuerza de trabajo calificado.

Empresas deben apoyar
El presidente del Foro Eduquemos, Ernesto Robleto, dijo que tanto la empresa privada como las agencias internacionales y el Estado deben unir esfuerzos para apoyar la educación, sobre todo destinarla a sectores prioritarios, como es la enseñanza primaria.

Robleto también apostó a preparar e invertir en el bono demográfico, ya que representa una gran oportunidad para lograr un despegue económico. Además, instó a la empresa privada a preparar a sus recursos humanos, y sobre todo apoyar la educación pública del país en estos momentos de crisis.

“Si antes teníamos necesidad, ahora debemos tomar conciencia de que es necesario invertir en educación, y sobre todo apostarlo en el bono demográfico”, expresó el presidente del
Foro Eduquemos.

El representante de Unesco, Juan Bautista Arríen, opinó que Nicaragua aún tiene tiempo para aprovechar el bono demográfico, y con educación se logrará un mayor capital para sacar adelante al país.