•  |
  •  |
  • END

Dr. Franklin Franklin Murillo*

Carta recibida:
Un saludo al “Aprendiz de Quijote”. Mi caso es que soy hija de un ciudadano americano. Mi padre no sabe si pedirme como soltera con mis dos hijas menores, incluidas, o cuando me case, entonces pedirme con el papa de mis hijas. Si me pide como hija soltera con mis hijas, ¿cuánto tendríamos que esperar para la Residencia? Y si lo hago como casada, ¿cuánto es el tiempo de espera?

Espero pronto, tener noticias suyas.

Johanna.

Respuesta:
Es bien sabido por muchos, que ¡Derecho que NO se defiende, es derecho que se pierde! Y no hay mejor forma de describir la situación de nuestra amiga lectora, Johanna. Ser ciudadano americano, estar en indecisión de hacer una petición de residencia americana por un familiar inmediato (i-130), y NO hacerla porque queremos esperar otro momento para realizar el proceso, es querer curarse de algo, sin haberse enfermado todavía, mucho menos sin ver al especialista o la receta adecuada. Con este tipo de inercia se está perdiendo, atrasando el derecho de la visa para trabajar, estudiar, vivir legalmente y con mucha dignidad criolla en tierras del norte.

Es un error bastante grande de nicaragüenses que, siendo residentes legales en EU, esperan a convertirse en ciudadanos americanos para someter la petición de residencia por un familiar. Peor pecado comete el nica que ya habiendo obtenido la ciudadanía americana, esta indeciso que si realiza la petición (i-130) cuando la hija, el hijo se case, o se quede soltera (o).

Simplemente hay que gestionar con mucho vigor la petición (i-130) cuanto antes. En AyudaUSA somos de la opinión jurídica, que, siempre y cuando se tenga el derecho hay que iniciar el proceso de petición familiar para la residencia. En ocasiones es hasta el mismo pariente en Nicaragua que se encuentra indeciso de ir a vivir, hacer campamento permanente en EU. NO hay que perder tiempo, hay que actuar.

Veamos el caso de Johanna. Si el padre de ella (ciudadano americano) realiza la petición estando ella soltera (primera categoría), se ubica inmediatamente en una lista de espera en la cola de visas disponibles de residencia, con una fecha de prioridad específica, y se le asigna un numero de caso.

La cantidad de visas/ajuste de status para residencia en EU, que se otorgan a nivel mundial en peticiones de ciudadanos americanos en la categoría de Primera Preferencia  (hijos mayores de 21 años solteros), son de 23 mil 400 visas anuales. Las peticiones del ciudadano americano en la categoría de Tercera Preferencia (hijos de cualquiera edad, casados) tienen derecho a 23 mil 400 visas anuales.

Pero hay una mayor cantidad de peticiones por hijos casados, de ciudadanos americanos, y por lo tanto, la lista de espera es un poco más larga, aproximadamente tres años más que de los solteros. Pero el beneficio es mayor, puesto la tercera preferencia cubre al cónyuge.

Ahora bien, la petición (i-130) del ciudadano por su hija, hijo, se puede hacer de inmediato, sin tomar en cuenta que este soltera, separado, casado, divorciado. Lo importante es hacerla tal y como lo prescribe la ley de inmigración americana. Los cambios de status civil se verán cuando ocurran. Y esto lógicamente determinará la elegibilidad de la visa de residencia, según la categoría-preferencia de la petición en las visas disponibles. (Ver boletín de visas que publicaremos la próxima semana en esta columna).

Es recomendable, antes de proceder con cualquier trámite migratorio-consular, ya sea de visa temporal o en los mejores de los casos, visa de residencia para emigrar con mucha dignidad criolla a EU, consultar con un bufete jurídico establecido en EU, para deslindar con antelación la estrategia migratoria-consular, que la ley permite en los pasos y gestiones administrativas-legales necesarios, para coronar en tiempo y forma la necesidad, urgencia de una visa. Ya sea visa temporal (vacaciones, reunificación familiar, trabajo, estudios, razones medicas, etc.) o una visa de residencia.

Las leyes, procesos migratorias-consulares son bastante complejos en la mayoría de los casos, y a veces esconden soluciones favorables en casos que se ven llenos de telarañas, virus imposibles de limpiar o viceversa. En la mayoría de los casos-circunstancias especiales, es necesaria una “Radiografía Migratoria-Consular”,  por un profesional del derecho y fácilmente prevenir el CAOS.

AyudaUSA de visita en Managua

En la actualidad, amigas, amigos lectores, el “Aprendiz de Quijote”, se encuentra de visita, montando su cholenco carretón rojo, en nuestra indomable Nicaragüita. Huyéndole al frío intenso que azota a la ciudad de Miami, supuestamente la capital del sol.

Estaremos de visita profesional  en nuestra casa-oficina en Reparto Sam Martin Casa 30, desde hoy  viernes y durante toda la próxima semana, hasta el domingo 24 de enero, cuando partiremos de vuelta a nuestras oficinas centrales en Miami. Durante la semana atenderemos en horario de ocho de la mañana a tres de la tarde.  En AyudaUSA damos énfasis, una vez más amigas, amigos lectores, que NO boten su dinero ni tiempo en una gestión de visa, status migratorio-consular, si NO califican.

Esos dólares, tan escasos hoy en día, amigas lectoras, ocúpenlos en suplementar la canas alimenticia básica. En los utensilios escolares/universitarios, necesarios en este nuevo año de estudios.  En visualizar la idiosincrasia del ahorro, para sobrevivir con decoro. En NO aventurarnos con la obsesión de una visa americana. Visa que creemos que nos solucionará nuestros problemas económicos. No regalemos dólares. Para evitar fracasos y visualizar el éxito, busquemos con lógica… una “Radiografía Migratoria-Consular” calificada. ¡El resto… es historia!
 
*Sociólogo, Catedrático, Jurisprudencia
Migratoria-Consular & Derechos Humanos
AyudaUSA / Miami: 305-220-7000
Managua: 2266-2000 / Cel. 8893-3000
De la Racachaca 3c. abajo y 3c. al sur. Casa 30.

ayudausa@hotmail.com