Oliver Gómez
  •  |
  •  |
  • END

Nueve multas contra propietarios de puestos de venta de gas licuado y tres infracciones contra concesionarios de gasolineras, es el saldo de los operativos que desencadenó el Instituto Nicaragüense de Energía (INE) en los primeros 15 días del año, debido a las múltiples quejas que pudo confirmar el ente regulador.

Entre el cuatro y 15 de enero pasado, el INE asegura en una nota de prensa que inspeccionó en Managua, Granada y Puerto Cabezas un total de 59 puntos donde se venden cilindros de gas licuado de las cuatro marcas que operan en el país: Essogás, Petrogás, Tropigás y Zeta Gas.

Los inspectores encontraron que 35 establecimientos estaban incumpliendo diversas obligaciones establecidas en la Normativa de Multas y Sanciones, y de ellos, “fueron amonestados 26 puestos por ser la primera vez que se hallan cometiendo infracciones como no brindar el peso exacto, no cumplir con el precio establecido por el ente regulador y otras vinculadas a la seguridad del local”.

Tanques ralos

Los nueve puestos restantes fueron multados “por ser reincidentes en cometer estas infracciones”.

Durante el operativo, los técnicos de INE pesaron 116 cilindros que seleccionaron al azar para evaluar la reiterada denuncia de los consumidores, quienes aseguran que les venden los tanques con un peso menor al estipulado.

Unos “59 (tanques) estaban por debajo del peso exacto, prohibiendo el INE su comercialización”, agrega el ente regulador en la nota, explicando que 50 son de la marca Tropigás y nueve de Petrogás. Es decir, más de la mitad de los tanques (50%) tenían un peso por debajo de lo indicado en las tres presentaciones: 10 libras, 25 libras y 100 libras.

Los operativos se extendieron hasta las plantas envasadoras de Tropigás en Granada y de Petrogás en Managua, donde estas compañías llenan los tanques. La última tenía cinco básculas de llenado descalibradas y otras dos tenían desperfectos mecánicos. “Las siete fueron cerradas hasta su posterior recalibración y reparación”, agrega INE.

Gasolineras “pegadas”

El ente regulador inició un proceso administrativo en contra de la empresa Petrogás por incumplir con las obligaciones establecidas en la Normativa de Multas y Sanciones para la Comercialización del gas licuado de petróleo (GLP).

Los técnicos también revisaron 11 gasolineras y tres salieron “pegadas”, pues midieron con serafines la cantidad exacta que estaban despachando en 209 surtidores (pistolas) de las bombas, y confirmaron que estaban “sirviendo menos combustible del que sus respectivos clientes pagaban”.

“Por primera vez se encontró a la estación de servicio Petronic Reina del Sur, sirviendo diesel aditivado por debajo de la variación máxima permitida, mientras que Shell Mayoreo reincide en despachar menos gasolina regular, y Shell Batahola es reincidente en despachar diesel regular por debajo de la variación máxima permitida”, agregan.

Cinco surtidores se encontraron descalibrados (tres despachaban menos y dos despachaban más). “Todos fueron cerrados hasta su posterior recalibración”, informó el INE.