•  |
  •  |
  • END

Managua es atravesada por 18 fallas sísmicas y una de las medidas para aminorar el riesgo al construir edificaciones, es cumplir las normas establecidas, y de ser posible, tomar en cuenta las características del suelo, sugirieron funcionarios de la Dirección de Normas y Estudios del Ministerio del Transporte e Infraestructura, MTI.

Óscar Escobar, Director General de Normas de la Construcción del MTI, explicó que se debería construir en base al Reglamento Nicaragüense de la Construcción, RNC, conocido como Código de la Construcción, cuyo documento ahora reposa en las 153 alcaldías del país, pues son las comunas, quienes deberían encargarse de verificar que se cumpla con esa normativa, pues son los facultados para brindar los permisos.

La responsabilidad del MTI se limita a dar capacitaciones a los técnicos que laboran en las alcaldías, por lo que recordó que en el año pasado capacitaron a 495 personas sobre ese código. El cumplimiento de ese reglamento tiene como propósito el colapso de las infraestructuras en el momento de un terremoto, y así evitar víctimas mortales.

Hernán Taleno, Técnico de la Dirección de Normas y Estudios del MTI, comentó que en el terremoto de 1972 cerca de un 40 por ciento de los edificios colapsaron debido a la mala construcción, similar a como ocurrió en Puerto Príncipe, Haití, la semana pasada.

La catástrofe de 1972 y los estudios de otros 15 sismos ocurridos en Nicaragua y otros sitios de la región, ha permitido la creación de uno de los códigos de construcción más eficientes de la región centroamericana, por lo que si hubiese un sismo de magnitud fuerte, las estructuras que colapsarían sería entre el cinco y siete por ciento, según estimó Taleno.

ALMA guarda silencio

Sin embargo, ambos funcionarios recordaron que son las autoridades de la Alcaldía de Managua, ALMA, quienes deben supervisar la construcción, luego de haber otorgado el permiso, además de cumplir con un plan de planificación urbana para evitar el desorden en el crecimiento de la ciudad.

EL NUEVO DIARIO intentó conseguir una entrevista sobre ese tema con las autoridades de la Dirección de Urbanismo de la comuna capitalina, pero no hubo respuesta a nuestra solicitud.

El ex alcalde capitalino, Dionisio Marenco, reconoció que en su administración no se hacía verificación en las construcciones, pese a que otorgaban permiso para realizar las edificaciones, al justificar que las funciones de control no son suficientes, debido a que la comuna “no tiene gran personal para verificar que se cumpla con las normas de calidad y de construcción adecuadas”.

Marenco también refirió que los asentamientos espontáneos han crecido sin ningún control y tratar de regularlo para ordenar Managua requiere de una gestión compartida no sólo con las autoridades de la comuna, sino con el apoyo de las diferentes instituciones como el Sinapred, MTI, Ineter y Marena.