•  |
  •  |
  • END

Lo que antes consideraban una utopía, próximamente se podría ver como una realidad que beneficiará a por lo menos 25 mil capitalinos con discapacidad físico-motoras con la adaptación de 128 paradas de buses urbanos colectivos y la compra de 35 unidades con ascensores.

Marlon Castaño Salinas, presidente de la Asociación de Discapacitados Físico Motores de Nicaragua, Adifin, en el departamento de Managua, aseguró que luego de pronunciamientos, estudios sobre las limitaciones arquitectónicas para las personas con discapacidad, capacitaciones y gestiones con la Alcaldía de Managua, el Ministerio de Transporte e Infraestructura y cooperativas de transporte, se espera que para septiembre de este año se logren estos avances.

Señaló que, de cumplirse las promesas, este será el fruto de años de lucha por sus derechos humanos, por integrarse a la sociedad, por su incidencia y la presión social.

“Por otra parte Nicaragua es parte de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, y de no cumplir con su compromiso, podría estar sujeta a sanciones”, señaló.

Entre las adaptaciones a las paradas de buses, seleccionadas según la afluencia de personas con discapacidad, está la creación de rampas, ampliar la base de concreto para hacerla más accesible a las personas que utilizan silla de ruedas, además de la incorporación de señalizaciones sonoras y luminosas.

Compromiso de 350 buses con ascensores

Por otra parte está el compromiso de la introducción de 350 unidades nuevas financiadas por el Banco Centroamericano de Integración Económica, BCIE, de las cuales las primeras 35 tendrán sistema de ascensor y amplitud para las sillas de ruedas.

El sistema nuevo será regulado por cobros con tarjetas recargables y el Instituto Regulador del Transporte Municipal de Managua, Irtramma, determinará la utilización de la Caja Única, haciendo que todos los choferes de las unidades tengan un ingreso fijo.

“Esto evitará las competencias de buses por las calles peleando por usuarios que los conductores ven como cargamento y no como clientes”, dijo Castaño, agregando que se está capacitando al personal de las cooperativas de transporte, para que a las personas con discapacidad el nuevo sistema proporcione mayor participación social.

José Antonio Gutiérrez, director nacional de Adifin, dijo que esto es un proyecto piloto que iniciará en Managua y posteriormente, según los resultados, se desarrollará en los otros departamentos del país.

Barreras persisten… hay mucho por hacer

Gutiérrez dijo que si bien hay avances, aún hay mucho por hacer ante las barreras arquitectónicas o estructurales, principalmente en los municipios, por lo que se necesita incidir más.

Mencionó que hay muchos lugares que son inaccesibles para las personas con discapacidad. Desde parques hasta algunas alcaldías y sus oficinas, entre estas Managua, centros de salud, universidades, escuelas y principalmente los mercados, además de las sucursales bancarias, por lo que simples actividades para ellos se convierten en verdaderas odiseas. Algunos han hecho algunos trabajos para accesibilidad, pero al no cumplir con las especificaciones, muchas rampas son inadecuadas.