•  |
  •  |
  • END

La Asociación de Instituciones de Microfinanzas, Asomif, la Cruz Roja Nicaragüense, la Primera Iglesia Bautista de Managua y el Consejo de Iglesias Evangélicas Pro Alianza Denominacional, Cepad, son algunas de una serie de entidades que han emprendido una colecta a nivel nacional para apoyar a las víctimas del terremoto de Haití.

Asomif en alianza con la Cruz Roja iniciaron una colecta en 230 oficinas que tienen en todo el país, dijo Armando Gutiérrez, gerente de Prestanic, que es miembro de la organización de microfinancieras.

La Primera Iglesia Bautista de Managua anunció la recaudación de 6 mil dólares en el inicio de la colecta.

Los trabajadores, comités pastorales y las iglesias miembros del Cepad, iniciaron el fin de semana una campaña pro recolección de fondos para los damnificados de Haití.

Juan Carlos Palma, delegado del Cepad para el norte del país, e Isidra Urbina, delegada en Nueva Guinea, declararon que de inmediato los pastores respaldaron la iniciativa.

Damaris Albuquerque, directora del Cepad, dijo que desde que se enteró de la tragedia, exhortó a las iglesias a orar por el sufrimiento de las familias haitianas, quienes sufren de una de las peores tragedias en su historia.

“Nosotros debemos orar y unirnos al mundo para ayudar al hermano país en la medida de lo posible”, dijo Albuquerque. La donación en efectivo debe depositarse en las oficinas de Radio Cepad, que sita del Cementerio Occidental 1 cuadra al norte, y en las oficinas centrales del Cepad. En las regiones se puede depositar la ayuda en las delegaciones del Cepad; Jinotega, Matagalpa, San José de los Remates, Boaco, Nueva Guinea y Jinotepe.

El pastor Marcelino Basset, de la Facultad Evangélica de Estudios Teológicos, dijo que también respaldaba la campaña del dólar o más para los damnificados de Haití y que es extensiva para todas las iglesias miembros y organismos cristianos del país.

Acción Conjunta de las Iglesia ACT, también respalda la campaña y el misionero presbiteriano del Cepad, Carlos Cárdenas, se encuentra en Haití, trabajando con ACT y otras ONG cristianas en favor de los damnificados.