José Adán Silva
  •  |
  •  |
  • END

Ayer partió hacia Haití la tercera misión humanitaria del Ejército de Nicaragua, rumbo a la derruida capital Puerto Príncipe, donde está un equipo médico atendiendo a las víctimas del terremoto que el pasado 12 de enero destruyó gran parte de este país caribeño.

La misión partió en horas de la noche por órdenes del presidente Daniel Ortega, y con la autorización del comandante en jefe del Ejército, general Omar Halleslevens.

Los militares se unirán a la brigada humanitaria de rescate que encabeza y dirige el general de Brigada Mario Perezcassar, jefe de la Defensa Civil, quien se encuentra desde hace dos semanas en Haití, donde han brindado miles de atenciones médicas, rescatado a seis personas y trasladado a cientos de las ruinas a lugares de atención humanitaria.

En comunicación establecida desde la oficina de Relaciones Públicas del Ejército con las fuerzas nicaragüenses en la isla, se informó que la brigada nacional se encuentra bien de salud y atendiendo de manera ininterrumpida a las víctimas del sismo, en medio de las limitaciones propias del desastre y del caos social por la demanda de alimentos y medicinas.

Esta tercera misión partió en un avión cargado de medicamentos para las víctimas, más pertrechos y alimentos para los 36 miembros de la brigada humanitaria nicaragüense en Puerto Príncipe.

La delegación la componen un cirujano, un médico general, un ortopedista, un epidemiólogo, dos enfermeros, un técnico en ortopedia y un oficial sanitario.

Ellos se unirán a otro equipo que ha estado recibiendo, según los reportes desde Haití, ayuda y colaboración de las brigadas médicas cubanas y de otras naciones, que también se encuentran en la isla antillana.

Un componente de las primeras dos brigadas que partieron en misiones de búsqueda, salvamento y rescate, regresará al país hoy, luego de cumplir con las misiones de salvamento en las ruinas de Haití.