•  |
  •  |
  • END

Habitantes de la urbanización Valle Santa María y del barrio “Eduardo Cortés”, denunciaron ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, y las autoridades ambientales, la irresponsabilidad de la empresa constructora Intrasa, por la falta de capacidad de las pilas sépticas para el reciclaje de las aguas negras, y verter aguas contaminadas que afectan a la comunidad de la zona.

Uriel Pineda, abogado del Cenidh, señaló que según sus indagaciones, el problema es que originalmente el proyecto ubicado en Ticuantepe contemplaba sólo 130 casas, sin embargo, éste se extendió a 180, por lo cual las pilas sépticas destinadas a neutralizar la contaminación de las aguas antes de verterlas en el cauce no dan abasto, además que una de éstas no está funcionando.

“Recibimos denuncia de los pobladores de Valle Santa María, porque la empresa Intrasa no se ha hecho responsable de las reparaciones ni del mantenimiento de la planta de tratamiento de aguas”, dijo el abogado, agregando que, en principio, la empresa es la única responsable, pues ellos lotificaron, hicieron el proyecto de urbanización, y para transferirle la responsabilidad a los compradores, tienen que entregar todo en perfecto funcionamiento.

Indicó que el problema es conocido por la Procuraduría del Medio Ambiente, a través de José Luis García, quien envió recomendaciones al Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Marena, para que intervenga. También esa comunicación se envió al señor Roberto Serrano, director del proyecto urbanístico.

La señora Irma Molina, cuya casa colinda con el cauce, se quejó de no soportar la fetidez de las aguas servidas, lo cual también está afectando gravemente a los niños que a media noche se despiertan diciendo que no aguantan el terrible hedor.

“Nos quieren ver como animales, para estar sintiendo esa cochinada. Desde hace más de dos años que los responsables no le dan mantenimiento a la pila”.

Minsa y alcaldía saben del caso

Por su parte, la señora Antonia Vanegas dijo que hablaron con María José Argüello, presidenta de la directiva de vecinos de la urbanización, y han enviado cartas a las autoridades. “También vino la directora del centro de salud de Ticuantepe, que entonces arregló con los responsables sobre la limpieza y los descargues, pero eso sólo fue por seis meses y el problema continuó”.

Para conocer la versión de los señalados, intentamos contactar a la empresa Intrasa y al señor Serrano en los edificios de Ofiplaza, pero ahí nos dijeron que entre sus clientes no había ninguna Intrasa, y ninguno reconoció el nombre del director del proyecto urbanístico, aunque es socio del complejo citado.

Los pobladores exigen que las autoridades actúen al respecto, incluyendo a la municipalidad de Ticuantepe, a la que señalan de estar cruzada de brazos.