Oliver Gómez
  •  |
  •  |
  • END

Ernesto Martínez Tiffer, titular de la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL), desechó la posibilidad de que el fenómeno atmosférico El Niño ocasione apagones por falta de agua para la generación de energía eléctrica, pues garantiza que el país tiene hasta 130 megavatios en reserva para producirlos de emergencia con las plantas “Hugo Chávez” y Las Brisas.

Martínez Tiffer reconoció que este fenómeno natural ha reducido drásticamente la generación de energía barata en Nicaragua, la que se obtiene mediante la energía hidráulica que se aprovecha de las aguas de los embalses de Apanás, Asturias y La Virgen.

“Tenemos que cuidar el agua que tenemos en este momento en Apanás como la niña de nuestros ojos. Hay que darle una explotación racional que implica, obviamente, cuidar ese recurso para que nos dure. Lo que se especula en este momento, es que durará el fenómeno del niño”, indicó el funcionario en una nota difundida por ENEL.

Explicó que esta energía faltante que están dejando de entregar la Centroamérica y la Santa Bárbara, las dos plantas de la estatal Generadora Hidroeléctrica S.A. (Hidrogesa), se está sustituyendo con generación termoeléctrica que aportan las plantas “Che Guevara”, Las Brisas y “Hugo Chávez”.

Es decir, se reemplaza el faltante con fluido producido a base de bunker y diesel, lo que encarece el precio del suministro. Aseguró que por ahora las plantas “Che Guevara” están produciendo 134 megavatios en total para satisfacer la demanda nacional, mientras la planta Las Brisas (con las unidades “Hugo Chávez”), están en reserva y se trata de 130 megavatios adicionales “para suplir cualquier emergencia”, señaló.

“Existe suficiente reserva de energía eléctrica en el país, pese a los estragos de la sequía provocada por el fenómeno de El Niño”, refirió Martínez Tiffer, quien evitó explicar cómo afecta a los usuarios este cambio en el tipo de generación eléctrica.

Puso como ejemplo el caso de Venezuela, donde la generación energética en base al agua es de un 70 por ciento y en Costa Rica es bastante parecido. “Sólo la reanudación de la estación lluviosa podría sacarnos de este problema”, agregó.