•  |
  •  |
  • END

Habitantes del barrio 31 de Diciembre, ubicado en el Distrito VI de Managua, denunciaron que las obras de construcción que realiza la compañía D Guerrero Ingenieros S.A. los mantiene sin servicio de agua potable desde hace un mes.

Los pobladores aseguraron que los obreros de la empresa a diario rompen los tubos que llevan el agua potable hasta los hogares y, por lo general, no son reparados de inmediato. La señora Ana María Peña, habitante de la zona, dijo que “no existe agua” desde que la empresa llegó al barrio.

La falta de agua ha servido para que las enfermedades gripales proliferen entre los niños. “Las calles están secas, la gente no tiene agua potable, ni agua sucia para regar las calles. El polvo ya no se aguanta, mi hijo ya se ha enfermado de neumonía”, expresó Peña.

Al inicio les dijeron, según relataron, que las obras realizadas por la compañía serían en beneficio del barrio, pero los pobladores conocieron que se trata de un proyecto para beneficio de residenciales ubicados en las cercanías, entre ellos: Colonias El Doral y Altos de la Sabana.

El barrio 31 de Diciembre tiene 17 años de haber sido fundado. En todo este tiempo el servicio de agua potable “era bueno” aseguró Karla Zamora. La señora afirmó que como los otros barrios capitalinos, había momentos de cierta escasez, pero no al extremo que han llegado en la actualidad.

Rosa Catalina García confirmó las declaraciones de Zamora, y explicó que en el barrio “el agua era buena”. No obstante, el martirio llegó con las obras de construcción. “Es una coincidencia muy grande que al llegar la compañía, el agua se ausentó del grifo”, apuntó. “A veces hay agua a las doce de la noche. Viene por un rato, entonces aprovecho y me pongo a lavar ropa y platos, pero cuando veo ya son las cuatro de la mañana y tengo que ir al mercado a trabajar, es un desvelo tremendo”, dijo García.

Algunos pobladores para evitar la escasez de agua han decidido “pegarse” al llamado tubo madre que está en el barrio. Al mismo tiempo, solicitaron la intervención de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, para que intervenga en la situación.

Uno de los ingenieros a cargo de la obra, de nombre Jairo Avilés, manifestó en algunos medios de comunicación que los trabajos son en beneficio del barrio, aunque no los detalló. Señaló que los problemas que puedan presentarse los resuelven de forma rápida.