•  |
  •  |
  • END

Diseñan plan de atención para temporada de incendios forestales
Roberto Pérez Solís
La sequía provocada por el fenómeno El Niño, sumado a las malas prácticas de los pobladores, ya comienzan a producir los primeros incendios forestales en el norte del país, la zona más afectada por este tipo de siniestros que acaban con la flora y fauna, poniendo en peligro las distintas especies.

El Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres, Sinapred, reportó estos incendios en Nueva Segovia y otras comunidades cercanas a ese departamento.

Los eventos reportados no han tenido mayores consecuencias, pero debido al oscuro panorama que plantea dicho fenómeno, se cree que el déficit de lluvia será mayor que el año pasado. Las autoridades del Sinapred elaboran un plan para contrarrestar todos los efectos, producto de la sequía, que entre ellos están los incendios forestales.

“Hay algunos puntos de calor que se han reportado y ya están trabajando las entidades correspondientes en dar respuestas para detenerlos y que no haya mayores impactos”, aseguró Ligia Calderón, Directora de atención territorial del Sinapred.

“Se analizan los mapas del impacto de la sequía, la cobertura que puede estar afectada, cuáles son los lugares donde puede haber mayor impacto de los incendios por los puntos de calor, todo eso se analiza y se están preparando las brigadas”, agregó Calderón.

La funcionaria del Sinapred indicó que trabajan con las estructuras territoriales a nivel nacional para organizar a la población y así poder enfrentar la sequía, la posible falta de alimentos y, por supuesto, los incendios forestales. Dijo que el apoyo de la población será vital para reducir cualquier tipo de impacto negativo que provoque El Niño.

Estelí es otro de los departamentos que reporta incendios forestales. En este departamento ya han sido afectadas un poco más de 300 hectáreas dijeron las autoridades. En León y Chinandega prepararon a unos 500 brigadistas como “apagafuegos”.

España aprueba proyectos para agua y saneamiento
Roberto Pérez Solís
Poco más de 53 millones de dólares (37 millones de euros), desembolsará el Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento, FCAS, de la Agencia Española de Cooperación Internacional, Aecid, para la ejecución de cuatro grandes proyectos en el país que buscan beneficiar a 250 mil personas con problemas de suministro y aguas negras.

Uno de estos proyectos es el mejoramiento y ampliación del sistema de alcantarillado sanitario de la ciudad de Masaya, y la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, recibió un desembolso para ejecutar las obras en las próximas semanas. El costo total está estimado en unos 18 millones 932 mil 694 dólares.

Otros de los proyectos a desarrollar beneficia a los pobladores de Boaco, Santo Tomás, Acoyapa, Santo Domingo, Cárdenas, El Rama, La Esperanza, Nueva Guinea y Bluefields; y está encaminado a mejorar y ampliar los servicios de agua potable y alcantarillado sanitario. El beneficiario también será Enacal y tendrá un costo total de 30 millones 555 mil 756 dólares.

El Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento de la agencia española nació en 2007, con el fin de contribuir a hacer efectivo el derecho del acceso al agua en América Latina. Los fondos para iniciar las acciones de cooperación fueron de mil 500 millones de dólares.

Nicaragua se ubica entre los países prioritarios y por esta razón será beneficiada con el 100 por ciento de los proyectos, se indica una nota de prensa emitida ayer tarde por la Aecid.

Otros de los proyectos a financiar es la mejora de las condiciones de agua potable y saneamiento en seis municipios del Norte de Chinandega. Aquí se invertirán dos millones 708 mil 563 dólares. Entre los municipios a favorecer están Somotillo y Cinco Pinos. El beneficiario en esta ocasión es la Asociación de Municipios de Chinandega Norte.

El último proyecto se ejecutará en el municipio de El Viejo, Chinandega, y está dirigido a fortalecer las capacidades locales para la gestión, abastecimiento, saneamiento y conservación del recurso hídrico en comunidades rurales del Golfo de Fonseca, Nicaragua. El costo será de 822 mil 569 dólares y el beneficiario será la Alcaldía de El Viejo.

En el país se estima que el 31.2 por ciento de la población rural no tiene acceso al servicio de agua potable, es decir, unas 722 mil 500 personas. Mientras que el 30.1 por ciento de la población rural, 697 mil habitantes, tampoco tienen acceso a las obras de saneamiento.

Sinapred actualizará su plan de gestión de riesgos
Roberto Pérez Solís
El Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres, Sinapred, alista una modificación al Plan Nacional de Gestión de Riesgo, pues según los lineamientos internacionales, debe incluir todas las políticas de gobierno vinculadas al tema.

El Plan Nacional de Gestión de Riesgo contiene las directrices que ayudan a reducir los niveles de vulnerabilidad de la población, invirtiendo en las medidas de prevención y mitigación, en particular en aquellas comunidades que conviven en condiciones de riesgos.

Ligia Calderón, Directora de atención territorial del Sinapred, informó que el actual plan se elaboró para el período 2004-2010, razón por la cual ya debe ser actualizado, para los próximos cinco años. Para lograr estas modificaciones, se trabaja con los delegados departamentales de gobierno, pero también pretenden establecer contacto directo con la población.

“Tenemos un plan nacional que te dice cuáles son las líneas de trabajo del Sinapred hacia la población, pero tenemos que ir a las poblaciones y preguntar qué es lo que necesitan, cuáles son las prioridades en el tema de gestión de riesgos, cómo protegerlos en una emergencia, para ir desarrollando una cultura de prevención”, aseguró ayer Calderón.

Aunque el proceso de consultas para lograr los cambios apenas comienza, la funcionaria del Sinapred adelantó que éstos podrían, entre otras cosas, darle mayor participación a la mujer, ya que las políticas de gobierno indican que debe ser primordial el tema de género.

También se hará énfasis en los sectores vulnerables como son las personas con capacidades diferentes, en particular los niños y adolescentes. Se sabe que un poco más del 10 por ciento de la población del país, posee algún tipo de discapacidad físico-motora.