•  |
  •  |
  • END

En una conferencia del Santa Claus uno espera un hombre gordo en capa roja y barba blanca con juguetes, pero, Víctor Rosales, conocido como “Santa Claus Nica” viste una camisa y un blue jeans que no muestra nada del aspecto de Santa.

Se trata de regalos para niños que él quiere distribuir la semana que viene en varias zonas pobres de Nicaragua.

Rosales informó que están listos para salir a los lugares donde “los padres no pueden mandar a los niños al colegio por falta de lápiz (...…) Los niños no tienen acceso a este tipo de material.”

Despunta Corn Island
La gira empieza el viernes que viene. Primeramente niños de Corn Island recibirán el combo, compuesto cada uno por seis cuadernos, lapiceros, lápices de colores, sacapuntas y un pegamento.

Luego, el viaje sigue a diferentes sitios durante seis días: Isla Ramaquin, Tisma y el basurero La Chureca, en Managua, entre otros. La comitiva que acompañará a Rosales viajará en avión, en lancha, a caballo o a pie. “Son lugares muy lejanos y muy pobres. Es un viaje cansado pero feliz porque puedo garantizarles la educación a 4 mil niños (...…) quizás de estos grupos de niños, salga el próximo presidente de Nicaragua, un médico o ingeniero” dice Rosales.

Santa en ropa de verano
Aunque le gente lo conoce como Santa Claus con la ropa roja adecuada al imagen tradicional, él no va a vestirse así.

“La ropa de Santa Claus, solamente es para Navidad. La gente se reiría si ‘Santa’ llegara en marzo”, se burla de si mismo y añade “voy así no más, con camisa, y una gorrita.” Sin embargo, la gente lo reconocerá. Ya está ayudando a la gente pobre desde hace 20 años.

Por ejemplo, en La Chureca y en Corn Island, ya es el tercer año que apoya a la gente y, según Rosales, ellos saben que “Santa” va a llegar, “me van a esperar en el aeropuerto.”

Es una operación bastante difícil y costosa. A los combos hay que agregarle el pasaje, la comida y el hospedaje de ocho personas más que ayudan a distribuirlos. Además, demanda mucha logística porque hay que llevar los combos y las personas a Corn Island y por eso tienen que alquilar una avioneta. “El costo total todavía no te lo puedo decir”, dice Rosales. Sin embargo, el patrocinador principal de este proyecto es Vladimir Delagneau, presidente de Tecnosol, quien contribuyó con 2500 dólares.

También cuenta con el subsidio de Fausto Vasconcelo (Contratista), Manuel Aburto (Caruna) y Claro.

Educación la base del desarrollo
La motivación de apoyar el proyecto es llevar la educación a los niños que son el futuro de este país, explica Delagneau: “Sabemos que la base de cada nación es la educación. Un país sin educación nunca tiene
desarrollo. Es por eso que estamos apoyando, dando un granito de arena para que estos niños se sientan motivados para que ellos se eduquen”. También Delagneau apoyó la actividad de la Navidad pasada, donde Santa Claus regaló 12 mil juguetes a niños pobres de todo el país.

Él considera que los niños no solamente necesitan de un juguete, también necesitan de herramientas para estudiar.

Sobre todo con el inicio del año escolar 2010. Para el Santa Claus Nica, desde hace 20 años ha sido la misma motivación: “Siempre busco la manera para ayudar a los pobres, yo igual fuí pobre y a mí no me ayudó nadie.”